curandolaeyaculacionprecoz

launicamaneradesuperarlaeyaculacionprecoz

Queres ser mi novia???Un nuevo reportaje de MinutoUNO al Lic Norberto Litvinoff

Publicado el 10 de Agosto, 2007, 0:51. en General.
Comentar | Referencias (0)

Estimados amigos...en contacto con Uds he aprendido
tantas cosas que aparecen ahora volcadas en este reportaje
que me interesan mucho v/comentarios...
Que le sparece la Nota?
Cordialmente
Lic Norberto Litvinoff

http://ad8.minutouno.com/1/vnc/article.vnc?id=42117

¿Desde qué momento nos convertimos en novios?

  • No hay  parámetros ni señales que indiquen cuando uno pasó, en una relación amorosa, de un período “libre” al noviazgo. Sin embargo, los especialistas aseguran que existe un proceso inconsciente que delata ese momento.
  • Entereate desde cuándo hay que empezar a contar el tiempo compartido.


No está escrito en ningún lado. No hay tablas, señales, marcas ni parámetros. Muchos ni siquiera deben notarlo. Pero en un momento, uno/una tiene novia/novio. ¿Y cómo ocurrió? ¿Cuándo fue? La palabra pesa y lo único que uno/a supone es que debe pasar “algún tiempo” antes de darle esa categoría al otro/a. Y, además, hay que vencer las resistencias propias y las ajenas.

“Para mí hay etapas en una relación. La primera es la rosa, cuando todo está más que bien: no te peleas, te gusta físicamente y por su interior, nada te molesta y la pasas genial. Es entonces cuando surge una charla sobre cómo van a seguir las cosas y a partir de ahí se empieza a contar. Claro, luego viene la etapa azul en donde todo se enfría y la querés matar”, expuso Marcos (23).

Para la psicóloga Graciela Cafici, “no hay un momento a partir del cual uno dice ´somos novios´. Más bien se trata de un proceso implícito”.
 
En tanto, Norberto Litvinoff, sexólogo y sociólogo, sostuvo que “en nuestra cultura nos convertimos en novios a través de un complicado proceso de gestos, símbolos, señales y compromiso que deben manifestarse en conjunto para que se pueda hablar de noviazgo”.

Sin embargo, al igual que su colega, enfatizó en que “no es un proceso del cual uno sea consciente, sino que sucede de modo que uno lo siente pero no lo racionaliza”. Además, el especialista explicó que “se requiere del tiempo para llegar al noviazgo”.

Se trata, para Litvinoff, de una caracterización que comprende cuatro elementos:

Gestos: tienen que ser de ternura y que vayan más allá de lo sexual para poder distinguir entre la simple aventura amorosa y el noviazgo. Por ejemplo, preocuparse por la vida del otro, acompañar a  la chica a la casa si es de noche muy tarde,  decirle a los demás que es nuestra compañera y compartir las decisiones de las actividades.

Símbolos: son básicamente regalos. Desde el clásico anillo hasta ropa, pasando por las flores y los chocolates. Se trata de objetos materiales que expresan el sentimiento, lo espiritual. 

Señales: son para los demás. Pasarle la mano por el hombro, no mirar a otras personas, ir tomados de la mano, besarse o acariciarse en público.

Compromiso: es la relación sexual concreta y compartir mucho tiempo (sobre todo el sábado a la noche, que es uno de los más fuertes).

Cafici, por su parte, agregó la idea de un “proyecto en común” en este último ítem de la teoría de Litvinoff: “para que haya noviazgo tiene que haber compromiso para con el otro. Es decir, un proyecto en común y una mirada a futuro que indique que no se trata sólo de una relación de aquí y ahora.  Se tiene que vencer esa resistencia al crear un ´algo´ en común”.

Pero la teoría de Litvinoff no termina allí. Para el especialista, “si uno divide la palabra novio surge no-vio. Lo que es lo mismo que no ver. Esto condice totalmente con la idea de que el amor es ciego”. Por eso, muchos, cuando se quieren dar cuenta, ya están junto a la mesa familiar de su suegro maldiciendo la ceguera que lo llevó hasta allí.

En cuanto a la novia “al ponerse en ese estado renuncia a otros hombres. No-via. O que es lo mismo, que hay una sola vía. O un solo hombre”.

¿Desde cuándo empiezo a contar?

Una versión moderna del pedirle la mano al padre es la declaración de amor. Hoy en día, tanto hombres como mujeres se declaran sus sentimientos sin pudores y a partir de allí las agujas del reloj tienen vía libre para correr y no antes.

“El me pasó a buscar por el colegio y me acompañó hasta la estación. Ahí, entre idas y vueltas y mientras caminábamos, me confesó que yo le importaba y que tenía ganas de arrancar una historia”, contó  Romina (22).

A Lucila (25) le sucedió algo parecido: “por un lado, ya manteníamos una relación similar a un noviazgo; sólo  que no teníamos el titulo. Pero igual, un día me planteó el tema y empezamos a contar desde esa fecha. Justo se venía el casamiento de mi hermana y como yo quería que vaya, no daba que no tuviera ningún título”.

“El declararse es el inicio. Sí, declararse. No será tan pomposo como pedirle la mano al padre pero cumple la misma función y aún hoy está vigente. Aunque disfrazado con nuevos modos. Es la parte más formal y el inicio de la relación de noviazgo. Esto se debe a que hay que llegar a un acuerdo, hay que alcanzar el consentimiento del otro y a partir de ahí se empieza a contar. Diferente es el primer beso o la primer salida; eso no vale porque no hay ´contrato´”, detalló Litvinoff.

De lo contrario, se tratará sólo de una “transa”, “un encame”, “una historia”, oa lo sumo, “un amigo/a con derecho a roce”. Pero no un noviazgo.

“Lo encaré luego de varias salidas y algunos besos porque a mí me importaba y estaba cansada de las salidas light. Entonces, le planteé lo que me pasaba a mí y lo que pretendía, como para saber también que sentía él y cómo seguía la historia. Por suerte, recibí una respuesta positiva y esa fecha quedó grabada”, confesó Carla (25).

Con todo, el noviazgo es una tipología que escasea en esta sociedad individualista que pondera el más cómodo  “touch and go”. Pero tranquilo, romántico/a empedernido/a: puede que más adelante vuelva a estar de moda. Lo aseguró Litvinoff: “sociólogicamente se pasa por etapas y en la actual el noviazgo no está de moda, aunque no sabemos si mañana sí”.
Miércoles 8 de Agosto de 2007 14:32 Julieta Mondet



Comentarios (3)
MABY_CBA (anónimo) - 09-08-2007 18:52
TENGO 25 AÑOS,Y HOY ESTOY CASADA, MI MARIDO ME EMPESO A PERSEGUIR HASTA QUE EMPESAMOS A SALIR COMO AMIGOS, UNOS MESES ESTUVIMOS ASI HASTA QUE ME DIJO QUE QUERIA QUE FUERAMOS NOVIOS, ME LLENO DE COSAS, CARTAS, REGALITOS,ETC ESTUVIMOS DE NOVIOS 6 AÑOS HASTA QUE UN DIA ME DIJO QUE QUERIA QUE DEJARA DE SER SU NOVIA PARA SER SU ESPOSA, Y ASI FUE NOS CASAMOS EN EL 2005 Y AHORA TENEMOS UN HERMOSO BB, YO CREO QUE TODO SIEMPRE TIENE UN PRINCIPIO Y UN FINAL FELIZ O TRISTE.... TE AMO FER CON TODA MI ALMA... Y AL BB (AXEL)

Solita (anónimo) - 09-08-2007 17:05
Mi ex me dijo que eramos novios porque el a las amigas no las besaba en a boca y a mi si, asi que amiga no era.... lo que quedaba era ser la novia. Pero nunca me planteo nada serio ni comprometido. Quiza por eso al poco tiempo corte con el. No hubo regalos ni ninguno de los signos de los que se hablo en la nota..... habra sido un noviazgo lo que vivi??? Tristemente, creo que no.

 
Comentá esta nota
 
Herramientas



http://norberto.litvinoff.googlepages.com/terapiaonline
http://www.youtube.com/view_play_list?p=95B5388D71B6CB74



¡Sé un mejor ambientalista!
Encontrá consejos para cuidar el lugar donde vivimos..