curandolaeyaculacionprecoz

launicamaneradesuperarlaeyaculacionprecoz

masturbacion

Publicado el 3 de Septiembre, 2006, 22:37. en General.
Comentar | Referencias (0)

Encontre este articulo en el cual hay cosas muy interesantes abajo de todo les dejo una estadistica no dejen de leerla!!!

CÓMO SE MASTURBA UNA MUJER
Acariciar el propio cuerpo para disfrutar de él, para obtener sensaciones placenteras, es lo que se denomina masturbación. Tradicionalmente mal considerada, lo cierto es que esta conducta en muchos casos surge de forma inconsciente ya a edades muy tempranas. Por ejemplo, algunos bebes manifiestan gestos de masturbación al apretar fuertemente las piernas, para después caer en un profundo sueño. También de forma natural, hay niñas, de dos o tres años, que descubren el placer de tocarse los genitales o de frotarse contra un cojín o otras superficies. Las reacciones de los mayores ante estas actitudes determinarán que la niña lo considere algo prohibido y vergonzante o que, por el contrario, aprenda a disfrutar plenamente de ello.
En la adolescencia, el momento del despertar sexual, la masturbación es una conducta muy habitual. Esta práctica permite conocer el propio cuerpo, sentir placer, liberar tensiones, etc. Alguna gente considera que debe de abandonarse cuando se consigue una vida sexual en pareja plenamente satisfactoria. Lo cierto es que no hay ninguna razón para ello. No son actividades excluyentes sino que incluso pueden ser perfectamente complementarias. Es por ello que muchos hombres disfrutan contemplando como se masturba su pareja. Además, el conocimiento del propio cuerpo que proporciona la masturbación puede ayudar a resolver dificultades que se plantean en la vida sexual en pareja. Muchas mujeres alcanzan fácilmente el orgasmo estimulándose ellas mismas los genitales, sobre todo el clítoris, pero manifiestan dificultades para conseguir un orgasmo en pareja. Pueden resolver este problema consiguiendo los orgasmos a través de la masturbación y enseñándole después a su pareja cómo ayudarle a proporcionárselo. Pero, más allá de los genitales, hay otras zonas del cuerpo, que también proporcionan placer.

Una forma de comenzar una exploración placentera del mismo, es acariciar cualquier parte hasta desembocar en los órganos genitales. Éstos pueden estimularse simplemente con las manos, o con la ayuda de una almohada, o incluso frotándolos contra una superficie ligeramente puntiaguda. Incluso se puede alcanzar un orgasmo solo contrayendo fuertemente los músculos vaginales. El clítoris es la zona que, correctamente estimulada, mayor placer proporciona a la mujer. En ocasiones, lo más difícil es localizarlo. Se encuentra justo encima de los labios mayores de la vagina, en una zona sin vello púbico y su tamaño es minúsculo. Conviene acariciarlo lentamente hasta notar que va creciendo y que provoca el humedecimiento de la vagina. Las formas de acariciarlo pueden ser muy variadas: de arriba a abajo, con movimientos circulares, con pequeños golpecitos. Incluso se pueden introducir uno o dos dedos en la vagina y jugar a meterlos y sacarlos (cual si fuera un pene). Esta estimulación de clítoris y vagina puede acompañarse de caricias al ano, incluso introduciendo un dedo en el mismo.

Algunas mujeres también utilizan vibradores para proporcionarse placer. Lo más recomendable es usarlos simplemente para estimular el clítoris, los labios mayores, y la entrepierna. Si lo que se desea es introducirlos en la vagina, es más aconsejable que no tengan vibración, dado que la sensación que provocan puede ser un poco desagradable.

Entre un 70 y un 82 por ciento de las mujeres se masturba hasta el orgasmo alguna vez en su vida. Muchas empiezan pasados los 20 años, o cuando ya han realizado el coito. Es posible que algunas mujeres no se masturben nunca. La frecuencia suele variar dependiendo de las circunstancias, pero la investigación demuestra que las mujeres que mantienen una relación sexual activa, se masturban tanto como las que no la mantienen. La masturbación es un excelente modo de descubrir tus respuestas sexuales, además de satisfacer tus deseos. La masturbación es una experiencia muy personal y privada. Muchas mujeres descubren masturbándose formas mejores de excitarse y de llegar al orgasmo durante el coito, incluso puede contribuir a que algunas experimenten orgasmos múltiples. Hay mujeres que se tumban quedándose quietas al masturbarse, usando las manos sólo con los genitales. Otras prefieren moverse vigorosamente y acariciarse los pechos con las manos, además de los genitales. También se puede recurrir al uso de lubricantes para ayudar a que los dedos se deslicen, intensificando el placer de la masturbación.

CÓMO MASTURBAR A UNA MUJER
Para que un hombre sepa masturbar adecuadamente a su pareja, lo más aconsejable es que descubra cuales son sus necesidades. Lo más cómodo es pedirle que haga de guía, agarrando la mano del hombre y desplazándola por las zonas más placenteras. No sólo hay que reparar en los genitales, los senos y el ombligo también ofrecen innumerables posibilidades. Y, por supuesto, el clítoris, que debe acariciarse variando el ritmo y la presión. También son muy sensibles al tacto los labios menores o internos. La vagina puede recorrerse con toda la mano y, si está bien lubricada, incluso se pueden introducir los dedos en su interior.



CÓMO SE MASTURBA UN HOMBRE
La conciencia sexual de hombre se acentúa en la adolescencia. Es en este momento cuando empieza a liberar tensiones mediante la masturbación, sobre todo, si no mantiene relaciones de pareja. Muchos hombres siguen masturbándose durante toda su vida, aunque tengan pareja. La práctica de esta conducta permite aprender técnicas y ritmos que mejoran el placer experimentado.

CÓMO MASTURBAR A UN HOMBRE
La forma más habitual de masturbar a un hombre es rodeando el pene con una mano y moviendo la piel de arriba hacia abajo. La duración del movimiento y la presión puede variar según los deseos de éste. También en este caso, es recomendable buscar la orientación de la pareja. Otra zona que resulta estimulante es el frenillo, situado debajo del glande. Es conveniente aumentar el ritmo de la masturbación conforme el hombre vaya llegando al orgasmo.

Los testículos también son receptivos a suaves caricias. Conviene coger el pene con una mano y usar la otra para recorrer los testículos y acariciar la zona entre los testículos y el ano. El escroto, la bolsa que contiene los testículos, tiene una sensibilidad parecida a la de los labios exteriores de la mujer, por lo que las caricias y besos, no suelen acabar en un orgasmo.



En el coito los hombres alcanzan el orgasmo más rápidamente que las mujeres. Sin embargo, en la masturbación las mujeres logran alcanzar el orgasmo tan rápidamente como los hombres.

E S T A D I S T I C A
Las mujeres se masturban en un menor porcentaje (62%) que los hombres (92%).


Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://Norberto.Litvinoff.googlepages.com
Norberto.Litvinoff@gmail.com
<a href="skype:Norcham?call"><img src="http://mystatus.skype.com/bigclassic/Norcham" style="border: none;" width="182" height="44" alt="My status" /></a>
<br /><a href="http://www.skype.com/go/download">Get Skype</a> and call me for free.<br /><br


Preguntá. Respondé. Descubrí.
Todo lo que querías saber, y lo que ni imaginabas,
está en Yahoo! Respuestas (Beta).
Probalo ya!