curandolaeyaculacionprecoz

launicamaneradesuperarlaeyaculacionprecoz

2 de Mayo, 2006


Rv: SEXO ORAL

Publicado el 2 de Mayo, 2006, 20:18. en General.
Comentar | Referencias (0)



Norberto <tantramaster5@yahoo.com.ar> escribió:
Fecha: Tue, 2 May 2006 18:16:33 +0000 (GMT)
De: Norberto <tantramaster5@yahoo.com.ar>
Asunto: SEXO ORAL
A: aboutsex <cams16mores@photos.flickr.com>,
centronatural <centronatural@elistas.net>,
DESEO SEXUAL AUSENTE <Deseosexualausente@egrupos.net>,
ereccionesfirmes <ereccionesfirmes@gruposyahoo.com.ar>,
eyac listas <eyaculacionfemenina@eListas.net>,
eyacprecox <eyaculacionprecox@groups.msn.com>,
EYACUL <eyaculacionfemenina@groups.msn.com>,
eyaculacion precox <eyaculacionprecoz-mb-no1045@zoomblog.com>,
EYACULACION RETARDADA <Eyaculacionretardada@gruposyahoo.com.ar>,
Eyaculacionfemenina <eyaculacionfemenina@googlegroups.com>,
Eyaculacionprecoz <eyaculacionprecoz@googlegroups.com>,
"eyaculacionprematura@gruposyahoo.com.ar" <eyaculacionprematura@gruposyahoo.com.ar>,
homeopatiapsicologicaxmail <homeopatiapsicologicaxmail@gruposyahoo.com.ar>,
homeopatiasiglo21 <homeopatiasiglo21@gruposyahoo.com.ar>,
impo listas <impotencia_adios@eListas.net>,
incontinenciaeyaculatoria <incontinenciaeyaculatoria@egrupos.net>,
Sexualidad tantrica msn spaces <SEXUALIDADTANTRICA.1045no@spaces.msn.com>,
osho <amigos_de_osho@gruposyahoo.com.ar>,
pompoarismo <pompoarismo_contraccionesvaginales@googlegroups.com>,
pompoarismo <pompoarismo_contraccionesvaginales@gruposyahoo.com.ar>,
precox listas <eyaculacionprecox@eListas.net>,
"psicohomeopatiajungiana-mb-1045no@zoomblog.com" <psicohomeopatiajungiana-mb-1045no@zoomblog.com>,
psicolis <psico_lista@eListas.net>, pt-114 <pt-114@gruposyahoo.com.ar>,
seduccionerotismosexualidad <seduccion_erotismo_sexualidad@gruposyahoo.com.ar>,
Sexo_sin_orgasmo_ni_eyaculacion <sexo_sin_orgasmo_ni_eyaculacion@gruposyahoo.com.ar>,
"sexologicamente@groups.msn.com" <sexologicamente@groups.msn.com>,
sexual_deseo_ausente <sexual_deseo_ausente@gruposyahoo.com.ar>,
sexualidadsanaporinternet <f6f693261b5d4131@typepad.com>,
sin_orgasmo <sinorgasmosindeseosexual@groups.msn.com>,
Sinorgasmo <sinorgasmo@gruposyahoo.com.ar>,
tantraytao <tantraytao@egrupos.net>,
tantraytaodelsexo <tantraytaodelsexo@googlegroups.com>,
viagra_adictos <Viagra_adictos@gruposyahoo.com.ar>

Sexo oral: el goce de los labios.

El sexo oral, es una práctica sexual muy placentera y gratificante tanto para los hombres como para las mujeres. Sin embargo, debe soportar muchos tabúes y prejuicios, ya que hay muchas personas, de ambos sexos, a las que les desagrada el sexo oral.

Para practicar tanto una felación como un cunnilingus, hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta, como por ejemplo:

· Mucho cuidado con los dientes. No están invitados a esta fiesta. Permíteles, como mucho, algún roce muy delicado, pero siempre con cuidado.

· A medida que notes que aumenta su excitación, incrementa tú también el vigor de tus caricias.

· Presta atención a los gestos de tu amante. Te indicarán qué es lo que más le excita y, por consiguiente, dónde debes poner más énfasis.!

Consejos para ellas:

La mejor forma de iniciar el cortejo oral es que su mano acaricie suavemente todo el cuerpo del pene y vaya preparando el terreno.

Las mujeres que quieran practicar una buena felación deben formar una 'O' con los labios y ponerlos cuidadosamente en la punta del miembro masculino y mover la cabeza en pequeños círculos.

Luego, deben colocar los labios ajustándolos al tronco del pene y recórrelo, primero a un lado y después al otro. Tomar la punta del pene suavemente entre los labios, con giros rápidos, besándolo tiernamente y tirando hacia atrás suavemente de su piel es una buena forma de seguir con el sexo oral. Se recomienda permitir que el glande se deslice completamente en la boca femenina y presionar el tronco firmemente entre los labios y sostener la presión hasta un momento antes de soltar.

Hay que permitir que el pene penetre en la boca femenina tan profundamente como sea posible (sin ahogar a nadie, po! r favor), presionándolo y chupándolo. No se debe soplar nunca ! dentro e n el pene ya que, por muy placentero que pueda ser, esto puede ocasionar una infección.

También se puede acariciar, besar y jugar con los testículos con la lengua, siempre teniendo en cuenta que se trata de una zona muy sensible.

Normalmente las zonas más sensibles del pene son: alrededor de la cabeza, la unión del frenillo con el glande y el orificio extremo de la uretra. Besos suaves y caricias con la lengua son ideales para enloquecer de placer a un hombre.

Por último, las mujeres deben saber bien que la decisión es de ellas, tanto de practicar la felación como de llegar hasta el final o no. La mujer debe decidir si quiere o no que el hombre eyacule en su boca, del mismo modo que puede elegir tragar el semen o no. Nadie puede obligar a nadie a hacer algo que no quiera.

Consejos para el hombre:

Como siempre decimos en esta sección, el sexo (vaginal, anal, oral) es hermoso y placentero. Pero, siempre, hay que saber respetar las ! decisiones de tu pareja: Si ella no desea practicar el sexo oral, debes respetar su decisión.

Lo mismo ocurre si ella te manifiesta que no desea que eyacules en su boca. Antes de hacerlo, avísale y retira tu pene de su boca. No trates de sorprenderla y luego decir que no te diste cuenta; no sólo estás fallando a su confianza, (además, es de poco hombre y caballero mentir) sino que puedes provocar una situación muy desagradable para ella.

Cuando te esté dando sexo oral, no fuerces su cabeza hacia tu pene, ni realices movimientos de penetración en su boca. Eso sólo descoordinará sus movimientos y puede ocasionar que tu pene tenga un encuentro poco feliz con sus dientes, lo que te puede causar mucho dolor e inclusive una herida en la piel. Si quieres que ella lo haga más fuerte, más suave, más profundo, simplemente díselo.

Muy importante: no asumas que alguien te debe dar sexo oral si tu pene no se encuentra en condiciones 100% higiénicas. El pene pu! ede obtener un olor ofensivo y fuerte, especialmente los penes! no circ uncidados, ya que en ellos se acumula una sustancia amarillenta conocida como esmegma. El esmegma, no huele, ni sabe bien. Antes de recibir sexo oral, asegúrate de que tu pene esté impecable, lávalo con agua tibia y jabón y concéntrate en las zonas debajo del prepucio donde se acumula más el esmegma.

El viejo y querido 69

Como habréis supuesto el 69 no es otra cosa que ambos amantes se hagan mutuamente una felación y un cunnilingus. Es una experiencia alucinante. El sexo oral es una de las variantes más deliciosas del amor... y para llevarla a cabo se sólo necesita: limpieza en el cuerpo, sobre todo en los genitales, manos y boca; un poco de osadía condimentada con una pizca de imaginación y muchas... ¡muchas ganas de gozar!





Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://Norberto.Litvinoff.googlepages.com
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com
__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar



Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://Norberto.Litvinoff.googlepages.com
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar


SEXO ORAL

Publicado el 2 de Mayo, 2006, 20:15. en General.
Comentar | Referencias (0)

Sexo oral: el goce de los labios.

El sexo oral, es una práctica sexual muy placentera y gratificante tanto para los hombres como para las mujeres. Sin embargo, debe soportar muchos tabúes y prejuicios, ya que hay muchas personas, de ambos sexos, a las que les desagrada el sexo oral.

Para practicar tanto una felación como un cunnilingus, hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta, como por ejemplo:

· Mucho cuidado con los dientes. No están invitados a esta fiesta. Permíteles, como mucho, algún roce muy delicado, pero siempre con cuidado.

· A medida que notes que aumenta su excitación, incrementa tú también el vigor de tus caricias.

· Presta atención a los gestos de tu amante. Te indicarán qué es lo que más le excita y, por consiguiente, dónde debes poner más énfasis.!

Consejos para ellas:

La mejor forma de iniciar el cortejo oral es que su mano acaricie suavemente todo el cuerpo del pene y vaya preparando el terreno.

Las mujeres que quieran practicar una buena felación deben formar una 'O' con los labios y ponerlos cuidadosamente en la punta del miembro masculino y mover la cabeza en pequeños círculos.

Luego, deben colocar los labios ajustándolos al tronco del pene y recórrelo, primero a un lado y después al otro. Tomar la punta del pene suavemente entre los labios, con giros rápidos, besándolo tiernamente y tirando hacia atrás suavemente de su piel es una buena forma de seguir con el sexo oral. Se recomienda permitir que el glande se deslice completamente en la boca femenina y presionar el tronco firmemente entre los labios y sostener la presión hasta un momento antes de soltar.

Hay que permitir que el pene penetre en la boca femenina tan profundamente como sea posible (sin ahogar a nadie, po! r favor), presionándolo y chupándolo. No se debe soplar nunca ! dentro e n el pene ya que, por muy placentero que pueda ser, esto puede ocasionar una infección.

También se puede acariciar, besar y jugar con los testículos con la lengua, siempre teniendo en cuenta que se trata de una zona muy sensible.

Normalmente las zonas más sensibles del pene son: alrededor de la cabeza, la unión del frenillo con el glande y el orificio extremo de la uretra. Besos suaves y caricias con la lengua son ideales para enloquecer de placer a un hombre.

Por último, las mujeres deben saber bien que la decisión es de ellas, tanto de practicar la felación como de llegar hasta el final o no. La mujer debe decidir si quiere o no que el hombre eyacule en su boca, del mismo modo que puede elegir tragar el semen o no. Nadie puede obligar a nadie a hacer algo que no quiera.

Consejos para el hombre:

Como siempre decimos en esta sección, el sexo (vaginal, anal, oral) es hermoso y placentero. Pero, siempre, hay que saber respetar las ! decisiones de tu pareja: Si ella no desea practicar el sexo oral, debes respetar su decisión.

Lo mismo ocurre si ella te manifiesta que no desea que eyacules en su boca. Antes de hacerlo, avísale y retira tu pene de su boca. No trates de sorprenderla y luego decir que no te diste cuenta; no sólo estás fallando a su confianza, (además, es de poco hombre y caballero mentir) sino que puedes provocar una situación muy desagradable para ella.

Cuando te esté dando sexo oral, no fuerces su cabeza hacia tu pene, ni realices movimientos de penetración en su boca. Eso sólo descoordinará sus movimientos y puede ocasionar que tu pene tenga un encuentro poco feliz con sus dientes, lo que te puede causar mucho dolor e inclusive una herida en la piel. Si quieres que ella lo haga más fuerte, más suave, más profundo, simplemente díselo.

Muy importante: no asumas que alguien te debe dar sexo oral si tu pene no se encuentra en condiciones 100% higiénicas. El pene pu! ede obtener un olor ofensivo y fuerte, especialmente los penes! no circ uncidados, ya que en ellos se acumula una sustancia amarillenta conocida como esmegma. El esmegma, no huele, ni sabe bien. Antes de recibir sexo oral, asegúrate de que tu pene esté impecable, lávalo con agua tibia y jabón y concéntrate en las zonas debajo del prepucio donde se acumula más el esmegma.

El viejo y querido 69

Como habréis supuesto el 69 no es otra cosa que ambos amantes se hagan mutuamente una felación y un cunnilingus. Es una experiencia alucinante. El sexo oral es una de las variantes más deliciosas del amor... y para llevarla a cabo se sólo necesita: limpieza en el cuerpo, sobre todo en los genitales, manos y boca; un poco de osadía condimentada con una pizca de imaginación y muchas... ¡muchas ganas de gozar!





Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://Norberto.Litvinoff.googlepages.com
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar


Rv: MONOGAMIA O POLIAMOR???

Publicado el 2 de Mayo, 2006, 1:06. en General.
Comentar | Referencias (0)

MONOGAMIA O POLIAMORIA?

Poliamoría o poliamor significa la práctica, estado o habilidad de
simultáneamente tener relaciones amorosas, íntimas y sexuales (no
necesariamente) con más de una persona de manera equitativa, auténtica,
comprometida, con la aceptación y conocimiento de todos los
involucrados. El individuo que practica o se consideran capaz de tales
relaciones se designa poliamoroso o poli.

“Más de uno” y “amoroso” son dos aspectos fundamentales del concepto
poliamoría, e implica que en un mismo período de tiempo más de dos
personas están relacionadas amorosamente, e involucradas en sus vidas y
cuidado mutuo, en dimensiones múltiples. Este término no intenta
aplicarse a relaciones sexuales sin vínculos amorosos comprometidos,
como sexo casual, grupal, o! rgías, prostitución, o intercambio de pareja
(swingers), aunque en ocasiones, estos transitan al plano poliamoroso al
involucrarse afectivamente con sus múltiples amantes en prácticas
regulares. Este término tampoco se aplica a la monogamia serial, que en
ocasiones encuentra traslapes de relaciones, pero cuyo objetivo es
transitar a la nueva relación.

El término pretende ser incluyente, y en ese contexto, incluye
heterosexuales, homosexuales y bisexuales, y no intenta particularmente
excluir a los adeptos al intercambio de pareja, sí ellos se identifican
con el término.

Historia del término. Poliamoría es una palabra híbrida: del griego
poli, muchos y del latín amor. Ha sido acuñada separadamente por varias
personas: Morning Glory, en su artículo “A bouquet of Lovers” (1990)
alienta la popularización del término, y Jennifer Wesp quién creó un
grupo de noticias en la red en 1992 alt.polyamory. Sin ! embargo, el
término apareció ocasionalmente desde los año! s 1960s, y aún fuera de la
cultura poliamorosa en infinidad de instancias anteriores al surgimiento
del término; por ejemplo en los años 1920s con William Muoulton Marston,
pero también, en la tradición de muchas etnias y culturas que aún
prevalecen.

Valores dentro de la poliamoría

Los valores expresan ideales generales –todos apreciamos la honestidad,–
pero adquieren sentidos y compromisos específicos en los acuerdos que
surgen en las relaciones amorosas –como honestidad para manifestar la
atracción a otra persona antes de involucrarse. El quebranto sustancial
de un acuerdo, es tan serio como en cualquier otro tipo de relación, sin
embargo, los polis usualmente adoptan una postura práctica: aceptan que
algunas veces se cometerán errores y faltas a sus valores o compromisos,
y saben entonces, que la comunicación será el medio fundamental para
encontrar algún remedio.

Fidelidad. La mayoría de los m! onógamos definen fidelidad como el
compromiso a un sólo amor exclusivo, absteniéndose de tener algún otra
relación sexual o de pareja durante dicho compromiso. A diferencia, la
mayoría de los polis definen fidelidad como el ser auténtico y cercano
con sus amores respecto a sus relaciones, adhiriéndose a los compromisos
establecidos con estos.

Autenticidad y respeto. Las relaciones poliamorosas no son “engaños”,
sino amor y honestidad mutua en relaciones no monógamas, cuyo fundamento
es amor, estabilidad, compatibilidad y honestidad. La poliamoría no
acepta amores secretos: esto es engaño en parámetros de poliamoría al
igual que en monogamia. La mayoría de los polis enfatizan respeto y
comunicación para con todos sus amores. Aún cuando se acuerde “no decir
nada si no hay pregunta”, resulta algo engañoso guardar información, ya
que la persona difícilmente puede manejar con autenticidad el estado o
la in! tención sobre sus amores; por el contrario, el comunicar
! abiertam ente aspectos y sentimientos de sus otras relaciones implica
cultivar respeto y confianza, a pesar de situaciones contradictorias que
tengan que resolverse.

Comunicación y negociación. En relaciones monógamas, los participantes
pueden establecer un conjunto de expectativas comunes sin tener que
negociarlas conscientemente, sólo siguiendo estándares sociales (el
soporte financiero entre esposos, por ejemplo). Ya que las relaciones
poliamorosas no se basan en estándares sociales como punto de partida,
los participantes pueden llegar a tener diferentes ideas y albergar
falsas expectativas, por esto, sobre todo en un principio, es
fundamental buscar acuerdos entre todos los involucrados sobre los temas
principales de la relación, en una práctica de comunicación y respeto.
En menor intensidad, esta práctica se vuelve continúa a lo largo de la
vida de la relación.

Complementariedad y equidad. La mayoría ! de los polis observan la
diversidad de relaciones como algo natural al extender la
complementariedad de beneficios múltiples por la contribución de las
relaciones de cada cual, de lo que se desprende el deseo de los
múltiples beneficios amorosos para todos. Este es un sentido de amor,
llamado “compersión” que expresa alegría por “los amores de tus amores”.
De ello se desprende también un sentido de equidad, el conceder que el
beneficio de los amores es opción pero también, derecho por igual.

Independencia e identidad. En las relaciones monógamas la natural
complementariedad del uno para el otro se traduce en dependencias mutuas
de diferentes grados, en apoyo de sus identidades propias, incluso en
grados extremos donde se expresan ideas como “sin ti, no soy nada.” Sin
embargo, en poliamoría, la diversidad de relaciones se hace posible
únicamente al diversificar la complementariedad, concediendo menor
d! ependencia y mayor libertad a cada una de las relaciones en lo!
pa rticular, para en esa relativa independencia, favorecer en alguna
medida al conjunto, la dependencia a los participantes en su relativa
independencia; en ello los polis favorecen la construcción de
identidades más sólidas y complejas. Así, muchos polis ven en la visión
posesiva de las relaciones como “tú eres mío o mía” el reflejo de cierta
esclavitud indeseable e identidades dependientes.


Grupos y conceptos relacionados

Las definiciones de poligamia y poliamoría guardan cierto traslape;
cualquier relación amorosa polígama (poliginia, varias esposas y
poliandria, varios esposos) podría ser considerada también como
poliamorosa (algunos polis se consideran a sí mismos como casados con
más de una persona). En la práctica, sin embargo, el uso distingue los
términos: la poligamia es más frecuente usada para referir a una forma
codificada de matrimonio o unión múltiple (especialmente aquellos que
ti! enen una base religiosa o tradicional) donde no todos los miembros
gozan de los mismos privilegios; mientras que la poliamoría implica una
relación definida por acuerdos entre los miembros, mas que una norma
cultural, y comparativamente favorece la libertad y la equidad.

Los arreglos que pueden surgir entre las personas involucradas en una
relación de poliamoría son muy diversos. En algunos casos las relaciones
surgen de una pareja inicial, que por su apertura y acuerdo permite
incorporar de manera equitativa, a otras personas alrededor de cada
cual. Los nuevos miembros a su vez, pueden estar abiertos o mantienen
relaciones poliamorosas independientes, lo que lleva a conformar redes
de relaciones, que en sus formas más simples son representados por
esquemas o formas geométricas diversas (V, N, W, tríos, cuartetos,
círculos, etc.) En el caso de grupos o tribus, algunas veces las
relaciones surgen del acuer! do inicial de todos los participantes, los
cuales podemos! concebi r también como redes de relaciones. El concepto de
grupo (o matrimonio grupal) fue popularizado por Robert Heinlein en la
novela “La Luna es Un Cruel Amante”.

La interacción entre una persona y otra abarca muchos aspectos: es
diversa y compleja, enriquecedora y restrictiva, es un fenómeno
específico. Sin embargo al contemplar una red de relaciones, resulta
difícil esquematizar dicha complejidad entre cada una de las personas
involucradas. En ocasiones, algunos polis distinguen relación “primaria”
y “no-primaria” ante la disyuntiva de alguna decisión, ante limitaciones
de disponibilidad, o ante restricciones del cuidado y dedicación que
pueden ofrecer, pero otros polis procuran evitar distinciones y en
algunos casos se comprometen en un sentido igualitario a evitar jerarquías.


Críticas a la poliamoría

División del amor. Una crítica común a la poliamoría se apoya en la
creencia que al divid! ir el amor entre varias parejas, se disminuye para
cada cual. Esto es un argumento matemático que trata de ver al amor como
un objeto divisible, o por el contrario como presea, que para darlo a
uno se le quita a otro. Los polis rechazan la visión fragmentaria del
amor, argumentando que el amor es un fenómeno que surge en cada
interacción personal; una persona que tiene varios hijos no divide su
amor, sino lo cultiva en cada uno a su manera. Sostienen también, que el
fenómeno amoroso que surge en un grupo poliamoroso aporta un
enriquecimiento en cada una de las relaciones, pero también en el
conjunto, un enriquecimiento que es incomparable al de una pareja en lo
particular.

Aquellos que valoran la monogamia a menudo señalan la fuerza y confianza
que puede construirse en parejas duraderas por estar enfocados uno al
otro, y evitar otras relaciones. Sin embargo los polis observan, que la
construcción de c! onfianza es un fenómeno de comunicación más que de
fideli! dad y ex clusividad, y que la durabilidad no necesariamente es
síntoma de éxito.

Los polis contemplan que el tiempo y la energía son recursos necesarios
pero limitados para mantener relaciones poliamorosas. Especialmente
cuando las relaciones son independientes, implica dividir el tiempo y la
energía para cada cual, pudiendo llegar a enfrentar ciertas
limitaciones. Sin embargo, en grupos poliamorosos y especialmente cuando
las personas viven juntas, parece no existir esa limitación, por el
contrario, la práctica cooperativa puede redituar en mayor
disponibilidad de tiempo para todos.



Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://Norberto.Litvinoff.googlepages.com
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar


MONOGAMIA O POLIAMOR???

Publicado el 2 de Mayo, 2006, 1:03. en General.
Comentar | Referencias (0)



MONOGAMIA O POLIAMORIA?

Poliamoría o poliamor significa la práctica, estado o habilidad de
simultáneamente tener relaciones amorosas, íntimas y sexuales (no
necesariamente) con más de una persona de manera equitativa, auténtica,
comprometida, con la aceptación y conocimiento de todos los
involucrados. El individuo que practica o se consideran capaz de tales
relaciones se designa poliamoroso o poli.

“Más de uno” y “amoroso” son dos aspectos fundamentales del concepto
poliamoría, e implica que en un mismo período de tiempo más de dos
personas están relacionadas amorosamente, e involucradas en sus vidas y
cuidado mutuo, en dimensiones múltiples. Este término no intenta
aplicarse a relaciones sexuales sin vínculos amorosos comprometidos,
como sexo casual, grupal, o! rgías, prostitución, o intercambio de pareja
(swingers), aunque en ocasiones, estos transitan al plano poliamoroso al
involucrarse afectivamente con sus múltiples amantes en prácticas
regulares. Este término tampoco se aplica a la monogamia serial, que en
ocasiones encuentra traslapes de relaciones, pero cuyo objetivo es
transitar a la nueva relación.

El término pretende ser incluyente, y en ese contexto, incluye
heterosexuales, homosexuales y bisexuales, y no intenta particularmente
excluir a los adeptos al intercambio de pareja, sí ellos se identifican
con el término.

Historia del término. Poliamoría es una palabra híbrida: del griego
poli, muchos y del latín amor. Ha sido acuñada separadamente por varias
personas: Morning Glory, en su artículo “A bouquet of Lovers” (1990)
alienta la popularización del término, y Jennifer Wesp quién creó un
grupo de noticias en la red en 1992 alt.polyamory. Sin ! embargo, el
término apareció ocasionalmente desde los año! s 1960s, y aún fuera de la
cultura poliamorosa en infinidad de instancias anteriores al surgimiento
del término; por ejemplo en los años 1920s con William Muoulton Marston,
pero también, en la tradición de muchas etnias y culturas que aún
prevalecen.

Valores dentro de la poliamoría

Los valores expresan ideales generales –todos apreciamos la honestidad,–
pero adquieren sentidos y compromisos específicos en los acuerdos que
surgen en las relaciones amorosas –como honestidad para manifestar la
atracción a otra persona antes de involucrarse. El quebranto sustancial
de un acuerdo, es tan serio como en cualquier otro tipo de relación, sin
embargo, los polis usualmente adoptan una postura práctica: aceptan que
algunas veces se cometerán errores y faltas a sus valores o compromisos,
y saben entonces, que la comunicación será el medio fundamental para
encontrar algún remedio.

Fidelidad. La mayoría de los m! onógamos definen fidelidad como el
compromiso a un sólo amor exclusivo, absteniéndose de tener algún otra
relación sexual o de pareja durante dicho compromiso. A diferencia, la
mayoría de los polis definen fidelidad como el ser auténtico y cercano
con sus amores respecto a sus relaciones, adhiriéndose a los compromisos
establecidos con estos.

Autenticidad y respeto. Las relaciones poliamorosas no son “engaños”,
sino amor y honestidad mutua en relaciones no monógamas, cuyo fundamento
es amor, estabilidad, compatibilidad y honestidad. La poliamoría no
acepta amores secretos: esto es engaño en parámetros de poliamoría al
igual que en monogamia. La mayoría de los polis enfatizan respeto y
comunicación para con todos sus amores. Aún cuando se acuerde “no decir
nada si no hay pregunta”, resulta algo engañoso guardar información, ya
que la persona difícilmente puede manejar con autenticidad el estado o
la in! tención sobre sus amores; por el contrario, el comunicar
! abiertam ente aspectos y sentimientos de sus otras relaciones implica
cultivar respeto y confianza, a pesar de situaciones contradictorias que
tengan que resolverse.

Comunicación y negociación. En relaciones monógamas, los participantes
pueden establecer un conjunto de expectativas comunes sin tener que
negociarlas conscientemente, sólo siguiendo estándares sociales (el
soporte financiero entre esposos, por ejemplo). Ya que las relaciones
poliamorosas no se basan en estándares sociales como punto de partida,
los participantes pueden llegar a tener diferentes ideas y albergar
falsas expectativas, por esto, sobre todo en un principio, es
fundamental buscar acuerdos entre todos los involucrados sobre los temas
principales de la relación, en una práctica de comunicación y respeto.
En menor intensidad, esta práctica se vuelve continúa a lo largo de la
vida de la relación.

Complementariedad y equidad. La mayoría ! de los polis observan la
diversidad de relaciones como algo natural al extender la
complementariedad de beneficios múltiples por la contribución de las
relaciones de cada cual, de lo que se desprende el deseo de los
múltiples beneficios amorosos para todos. Este es un sentido de amor,
llamado “compersión” que expresa alegría por “los amores de tus amores”.
De ello se desprende también un sentido de equidad, el conceder que el
beneficio de los amores es opción pero también, derecho por igual.

Independencia e identidad. En las relaciones monógamas la natural
complementariedad del uno para el otro se traduce en dependencias mutuas
de diferentes grados, en apoyo de sus identidades propias, incluso en
grados extremos donde se expresan ideas como “sin ti, no soy nada.” Sin
embargo, en poliamoría, la diversidad de relaciones se hace posible
únicamente al diversificar la complementariedad, concediendo menor
d! ependencia y mayor libertad a cada una de las relaciones en lo!
pa rticular, para en esa relativa independencia, favorecer en alguna
medida al conjunto, la dependencia a los participantes en su relativa
independencia; en ello los polis favorecen la construcción de
identidades más sólidas y complejas. Así, muchos polis ven en la visión
posesiva de las relaciones como “tú eres mío o mía” el reflejo de cierta
esclavitud indeseable e identidades dependientes.


Grupos y conceptos relacionados

Las definiciones de poligamia y poliamoría guardan cierto traslape;
cualquier relación amorosa polígama (poliginia, varias esposas y
poliandria, varios esposos) podría ser considerada también como
poliamorosa (algunos polis se consideran a sí mismos como casados con
más de una persona). En la práctica, sin embargo, el uso distingue los
términos: la poligamia es más frecuente usada para referir a una forma
codificada de matrimonio o unión múltiple (especialmente aquellos que
ti! enen una base religiosa o tradicional) donde no todos los miembros
gozan de los mismos privilegios; mientras que la poliamoría implica una
relación definida por acuerdos entre los miembros, mas que una norma
cultural, y comparativamente favorece la libertad y la equidad.

Los arreglos que pueden surgir entre las personas involucradas en una
relación de poliamoría son muy diversos. En algunos casos las relaciones
surgen de una pareja inicial, que por su apertura y acuerdo permite
incorporar de manera equitativa, a otras personas alrededor de cada
cual. Los nuevos miembros a su vez, pueden estar abiertos o mantienen
relaciones poliamorosas independientes, lo que lleva a conformar redes
de relaciones, que en sus formas más simples son representados por
esquemas o formas geométricas diversas (V, N, W, tríos, cuartetos,
círculos, etc.) En el caso de grupos o tribus, algunas veces las
relaciones surgen del acuer! do inicial de todos los participantes, los
cuales podemos! concebi r también como redes de relaciones. El concepto de
grupo (o matrimonio grupal) fue popularizado por Robert Heinlein en la
novela “La Luna es Un Cruel Amante”.

La interacción entre una persona y otra abarca muchos aspectos: es
diversa y compleja, enriquecedora y restrictiva, es un fenómeno
específico. Sin embargo al contemplar una red de relaciones, resulta
difícil esquematizar dicha complejidad entre cada una de las personas
involucradas. En ocasiones, algunos polis distinguen relación “primaria”
y “no-primaria” ante la disyuntiva de alguna decisión, ante limitaciones
de disponibilidad, o ante restricciones del cuidado y dedicación que
pueden ofrecer, pero otros polis procuran evitar distinciones y en
algunos casos se comprometen en un sentido igualitario a evitar jerarquías.


Críticas a la poliamoría

División del amor. Una crítica común a la poliamoría se apoya en la
creencia que al divid! ir el amor entre varias parejas, se disminuye para
cada cual. Esto es un argumento matemático que trata de ver al amor como
un objeto divisible, o por el contrario como presea, que para darlo a
uno se le quita a otro. Los polis rechazan la visión fragmentaria del
amor, argumentando que el amor es un fenómeno que surge en cada
interacción personal; una persona que tiene varios hijos no divide su
amor, sino lo cultiva en cada uno a su manera. Sostienen también, que el
fenómeno amoroso que surge en un grupo poliamoroso aporta un
enriquecimiento en cada una de las relaciones, pero también en el
conjunto, un enriquecimiento que es incomparable al de una pareja en lo
particular.

Aquellos que valoran la monogamia a menudo señalan la fuerza y confianza
que puede construirse en parejas duraderas por estar enfocados uno al
otro, y evitar otras relaciones. Sin embargo los polis observan, que la
construcción de c! onfianza es un fenómeno de comunicación más que de
fideli! dad y ex clusividad, y que la durabilidad no necesariamente es
síntoma de éxito.

Los polis contemplan que el tiempo y la energía son recursos necesarios
pero limitados para mantener relaciones poliamorosas. Especialmente
cuando las relaciones son independientes, implica dividir el tiempo y la
energía para cada cual, pudiendo llegar a enfrentar ciertas
limitaciones. Sin embargo, en grupos poliamorosos y especialmente cuando
las personas viven juntas, parece no existir esa limitación, por el
contrario, la práctica cooperativa puede redituar en mayor
disponibilidad de tiempo para todos.





Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://Norberto.Litvinoff.googlepages.com
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar