curandolaeyaculacionprecoz

launicamaneradesuperarlaeyaculacionprecoz

Rv: [eyaculacionprematura] Nuevos puntos de placer

Publicado el 11 de Abril, 2006, 21:29. en General.
Comentar | Referencias (0)



Diana Resnicoff <diresni@yahoo.com.ar> escribió:




Nuevos puntos de placer: Reportaje que se me hizo para una revista nacional

 
Lic. Diana Resnicoff. Psicóloga clinica. Sexóloga clínica
 
 
Un antropólogo británico llamado Desmond Morris, asegura en su libro “La mujer desnuda”, que además del conocido Punto G, la mujer tiene otras dos hipersensibles: uno en el exterior de los genitales (el novedoso punto U) y el segundo dentro de la vagina (el punto A).
 
 
1-       ¿Qué nos puede decir acerca de las zonas erógenas de placer de la mujer?
 
La piel humana es como una pradera en la que cada hoja de hierba equivale a una terminación nerviosa, sensible al más leve contacto, y capaz de dibujar en la mente humana el recuerdo del instante.
Como en una lámina de estudio, varias flechas marcan sobre la cartografía de nuestro cuerpo zonas erógenas culturalmente reconocidas, en un diagrama bien aprendido con el que iniciamos nuestra actividad sexual. No se trata de puntos arbitrarios pues coinciden con aquéllos donde se concentran gran cantidad de terminaciones nerviosas, lugares que teóricamente responden ante una estimulación adecuada y cuya inervación les concede una especial sensibilidad. La punta de los pezones y el clítoris en la anatomía femenina y el pene y las tetillas en la masculina entran dentro de esa clasificación. Son zonas aceptadas como eminentemente erógenas y se las llama zonas erógenas primarias. Podemos reconocer también las llamadas secundarias, como el cuello, el centro de la espalda, las orejas, la garganta, los labios, la parte anterior de las piernas, la cola.
Pero entonces ¿siempre resultará placentera la estimulación de los pechos femeninos?. A veces no, una diferencia de milímetro, una presión excesiva, o simplemente falta de predisposición de la receptora modifican la respuesta. Además de las terminaciones nerviosas existentes en todas nosotras, está la historia individual de cada una de nuestras zonas erógenas, descubrimiento necesario que cada amante debe realizar en el mapa de su compañero/a. Una travesía que sólo una actitud exploradora puede ir despertando como forma de enriquecer la sensibilidad y, por ende, la intensidad de la acción.
La memoria de nuestra piel mantiene registros de contactos y caricias con las personas que alguna vez nos quisieron y que nos hicieron sentir bien. Si alguien las repite quizá nos sintamos amadas nuevamente, o tal vez desaparezcan esos puntos que guardaban un puñado de buenos momentos. También puede suceder al revés: que quien repita los gestos de otro - ese otro privilegiado en el recuerdo - aparezca como un intruso. En cada una de nosotras existe, aunque no lo sepamos, una red en la que cada nudo es un punto sensitivo y cuyo diagrama está siempre sin terminar. Encontrar ese recorrido y continuarlo requiere de nuestra disposición a dejar correr la imaginación del otro. También necesita de nuestra atención para atrapar las sensaciones que puedan brindarnos sus gestos y actos.
¿Acaso los impulsos ardientes que nos desatan algunas personas se localizan en partes específicas?. Todas debemos recordar que alguna vez alguien nos provocó una corriente tórrida, quemante, incontenible por todo el cuerpo y que en ese momento todo nuestro ser respiró con otro ritmo y se dejó invadir por una sensualidad arrolladora.
No todos los días se alcanzan esas temperaturas, ni todos nuestros compañeros son capaces de volver a encender esos estados. Tampoco se pueden obtener por vías mecanicistas o rutinarias o en encuentros sin imaginación o desapasionados.
La búsqueda de la sensación perdida pasa por el reconocimiento y puede iniciarse prácticamente por cualquier parte del cuerpo. Pies, párpados, brazos, antepiernas, la nuca, el pelo y todo el resto de la superficie corporal están a la espera de ser visitados.
En verdad, todo el guante de piel que nos envasa es nuestro gran órgano sexual y puede servirnos para acceder a estos contactos cercanos con seres queridos. De piel a piel fue el contacto con nuestras madres. Si la piel tiene un lenguaje, éste es el de la ternura sensual, causa por la cual generaciones de culturas oscurantistas hicieron de ella un tabú, condenando a la sexualidad a los limites de la genitalidad.
El contacto y la estimulación de la piel son elementos fundamentales de la actividad sexual. Ella no sólo siente cuando la tocan; también percibe lenguajes de temperaturas, texturas, tersuras y vibraciones que ofician de disparador de la más variada gama de sensaciones sexuales. Aunque no seamos conscientes de ello, cuando dos cuerpos se entrecruzan, el olor, el tacto, la compatibilidad de nuestras pieles son quienes determinan la atracción o el rechazo.
La existencia de lugares erógenos en todas las áreas del cuerpo es inagotable, obedeciendo en cada persona a un recorrido especial y distinto, no determinado por la presencia de tejidos más sensitivos o por la mayor cantidad de corpúsculos sensibles al tacto, sino muchas veces por los recuerdos guardados en esos lugares.
No es necesario, por supuesto, investigar la historia secreta de cada parte de nuestro cuerpo. Sí, imprescindible, saber que ninguna fórmula será infalible ni ningún experto podrá enseñarnos las claves pues el aprendizaje pasa por el reconocimiento.
 
2-    ¿Qué es exactamente el punto G?
 
El punto de Gräfenberg (punto G) es una zona sensible que se percibe a través de la pared anterior o superior de la vagina. Los investigadores sexuales Dr. John Perry y Dra. Beverly Whipple la denominaron Punto G (G Spot) después que el médico alemán Dr. Ernst Gräfenberg la describiera en el año 1950.
Según Beverly Whipple, "el punto G puede sentirse a través de la vagina a mitad de camino entre la parte posterior del hueso púbico y el cuello del útero y se detecta como una pequeña protuberancia que se hincha mientras es estimulada. Al principio, cuando se lo toca muchas mujeres dicen que sienten como la necesidad de orinar, a pesar de que la vejiga esté vacía. Después de 2 a 10 segundos de estimulación la reacción inicial se reemplaza, en algunas mujeres, por una fuerte y distinta sensación de placer sexual. Hay mujeres que experimentan un orgasmo por la estimulación de esta zona y algunas expulsan un líquido proveniente de la uretra cuando experimentan este tipo de orgasmo. El fluido emitido tiene aspecto lechoso: no es semen ni orina, no tiene olor, sabor ni mancha."
La Dra. Whipple sostiene que "las mujeres dicen tener dificultad en localizar y estimular el punto G por sí mismas (salvo que usen un consolador, un vibrador del punto G o aparato similar) pero no tienen dificultad en identificar la sensación erótica cuando esta área es estimulada por una pareja. El problema de tratar de localizar el punto de Gräfenberg por sí mismas es que se necesitan dedos muy largos o una vagina corta para alcanzar el área mientras yacen acostadas sobre la espalda."
 
Estimulación del Punto G
Para estimular el punto "G" es necesario que apoye el dedo suavemente y mueva este de una forma rítmica y tal como se señala en el dibujo, modificando el ritmo según el resultado obtenido. Para un mayor placer de la mujer puede estimular también el clítoris.
Este tipo de caricia requiere de mucho tacto. El hombre puede aumentar o reducir la presión y con ello hacer variar el grado de excitación de su pareja.
Por cuestiones de higiene se recomienda que para efectuar este tipo de caricias las manos estén completamente limpias, las uñas bien cortadas y limpias y no estaría de más utilizar un poco de crema o aceite lubricante para que resulte más suave.
 
 
 
3. ¿Por qué fue o es algo cuestionado?
Porque si una pareja tiene ganas de explorar algo nuevo, esto puede ser un buen juego, pero no un nuevo deber ser. ¿Ahora debo ser orgásmica por el punto G y además eyacular?.  Cuando estos conocimientos sirven para promover nuevos "deberes" sexuales en las mujeres, ya acostumbradas al "deber ser", carecen de sentido práctico. Además, cuando las maniobras para el goce se tornan tan complicadas, muchas veces dejan de ser placenteras.
 
4. ¿Cree que muchas mujeres ignoran sus puntos de mayor placer?
Sí los ignoran. Es importante reconocer nuestra propia sexualidad, en el sentido de saber que somos seres sexuales y aceptarnos como tales. Nacimos así. Saber que la sexualidad de cada una es personal, que no es exactamente igual que la de las demás - al igual que los rasgos de nuestras caras - constituye un dato valioso para poder elegir cómo vivir.
En los últimos años la emancipación sexual se ha vuelto una moda y la sexualidad se ha convertido en el tema del día. Cientos de revistas y artículos circulan mostrando las más diversas y recientes técnicas sexuales, acompañados por fotos que muestran a parejas muy atractivas y sumamente excitadas. Nos metemos en una persecución voraz de artículos y libros buscando una solución a "mi caso", en general difícil de encontrar descripto. ¿Cada mujer sabrá cómo responder y cómo sentir sólo por comportarse de acuerdo con lo leído?. ¿O es sólo apariencia? ¿Ha estimulado esta información relaciones más armoniosas y de mayor goce?.
A pesar de que en muchos trabajos se halla minuciosamente descripto el camino hacia el placer, el panorama nos sigue resultando confuso y desconcertante cuando tomamos en cuenta nuestro propio cuerpo. ¿Por qué sucede esto?. Asistimos atónitas a descripciones que nada tienen que ver con nuestra experiencia, o a exigencias que nunca se nos hubiesen ocurrido. Toda esta información, lejos de constituir un panorama alentador para la compleja sexualidad femenina actual aún tiene que abrirse camino entre una maraña de supercherías ideológicas, unas veces del o la periodista, y otras veces de la cultura en general.
 
La sexualidad femenina es compleja y estrictamente personal. No hay manual que me diga qué sentir, yo soy mi propio libro. Cada una de nosotras tiene en la cabeza y entre las piernas un frondoso manual de sexualidad femenina, escrito en distintas épocas y por distintas mujeres que nos precedieron, conteniendo una mezcla de impulsos genéticos, atavismos, conocimientos y prejuicios.
Ante cada situación sexual, nuestra respuesta al estímulo está dada por esta compleja red de relaciones que va desde la producción de determinadas hormonas hasta el recuerdo de una escena sexual con un antiguo amante. Complicado ¿no?. Pero no es para asustarnos sino para que podamos reconocernos complejas pero con capacidad de conocernos a nosotras mismas.
Dentro de la complejidad de la escena erótica femenina, el orgasmo se lleva las palmas: primer premio a la escena difícil. La investigación muestra que muchas mujeres no alcanzan el orgasmo dentro del encuentro sexual. ¿Por qué? Múltiples factores intervienen en el no. Podríamos hacer una lista muy larga, pero también muy personal.
Es indudable que las experiencias que tenemos a medida que vamos creciendo influyen sobre nuestros sentimientos y sobre nuestras actitudes hacia el sexo y hacia nuestro propio cuerpo. Desde que nacemos aprendemos cosas sobre el cuerpo y al llegar a la adultez hemos aprendido a reconocer sus señales para el hambre, el dolor y la fatiga y a tener cierto control sobre ellos. Sin embargo, frecuentemente sabemos muy poco de nuestro funcionamiento sexual, y no nos sentimos capaces de controlarlo. ¿Por qué?. De pequeñas, es común que se nos estimule a explorar y experimentar qué es lo que podemos hacer con nuestro cuerpo. Estos juegos van acompañados por lo general de muchísimo interés, y las respuestas encuentran una cálida aprobación. Pero generalmente, ni siquiera en ese ámbito privado de juego y aprendizaje, se mencionan los genitales - y menos aún los de las mujeres.
Esta omisión puede ser interpretada por la niña de diferentes modos: quizá piense que sus genitales no son importantes o bien que no deben ser mencionados porque son malos o sucios. Posiblemente sea esta exclusión de partes naturales del cuerpo la que inicia el proceso de aislamiento de la sexualidad del resto de su experiencia vital.
El clítoris se mantuvo - hasta no hace mucho tiempo - "en secreto"; de hecho, la mayoría de los libros de educación sexual sólo señalaban la vagina. Muchas mujeres recién contactan con su vagina al empezar a menstruar, momento en el cual algunas tratan de entender a partir de un diagrama cómo insertarse un tampón. Las primeras experiencias con la menstruación influyen en el sentimiento de una mujer hacia su cuerpo y su sexualidad. A muchas niñas, totalmente desprevenidas, la experiencia repentina de empezar a sangrar les resulta muy traumática. En otros casos, si bien reciben de sus padres una mínima preparación, ésta es impartida con tal  actitud que el menstruar es vivido como una "maldición", como algo sucio o como una carga que las mujeres deben soportar. A veces, esa escueta información sobre la menstruación, sí incluye la advertencia "ahora puedes quedar embarazada".
Como consecuencia de esta negativa formación no es de sorprender que tantas mujeres crezcan con una sensación poco positiva en relación a sus genitales.
Las influencias psicológicas, culturales y de educación pueden facilitar o inhibir la experiencia erótica. La falta de preparación y estimulación adecuada aparece como la causa de la mayoría de las dificultades sexuales de las mujeres.
Tal como dice Dalma Heyn, “las mujeres no son silenciosas por naturaleza; han sido silenciadas. No carecen de voz; sus palabras son mal recibidas ... durante largo tiempo han visto la correlación entre pasión y castigo femenino y advertido bien que los dos permanecen inextricablemente unidos. Han sido testigos de los resultados de la adoración y los celos masculinos ... han advertido lo que les ocurre a las mujeres "agresivamente" sexuales en las películas y en la vida; ... han entendido el mensaje hace mucho tiempo: La pasión no da buenos dividendos ... Y tomaron una brillante decisión: callarse ... Las mujeres que hablan de sus propios deseos sexuales no suenan en nuestros oídos como mujeres, porque sonar como una mujer es no decir nada erótico ... No es el matrimonio per se lo que hace que la mujer pierda esa suma de atributos que llamo su sexualidad .
 
3- ¿Por qué?
 
Dada la universalidad sobre el sexo sería esperable que supiéramos una cantidad de cosas sobre el tema. Nuestra cultura ha restringido tanto la observación directa de la conducta sexual como el acceso a la información. Seguimos inmersos en una era sexual oscurantista. A pesar de los avances científicos con respecto al papel de las hormonas, a los anticonceptivos y a la prevención de enfermedades de transmisión sexual, no han variado demasiado nuestros prejuicios. La sociedad se muestra más abierta e informada pero igualmente sigue condenando a la homosexualidad y nos escandalizamos frente a temas de educación sexual, aborto y pornografía.
Por otra parte la mayoria de las mujeres  fueron criadas en ambientes donde se les brindaron mensajes tales como el “no te toques”, “eso que tenes ahí abajo es feo y sucio”. Es decir: ambientes donde la idea de placer quedo ligada a la culpa y a lo prohibido.
 
4-   ¿Sabe algo acerca de las nuevas zonas de placer: el Punto A?
 
El punto A o punto AFE (Anterior Fornix Erotic zone) se descubrió en 1996, durante una experimentación por parte de científicos asiáticos sobre la sequía vaginal. El 95% de las mujeres se excitaban al estimularles esta zona. Muchas de ellas llegaron de esta forma a su primer orgasmo o a orgasmos más intensos que los que habían experimentado hasta el momento.
Estudios realizados posteriormente dieron como resultado que sobre 193 mujeres la estimulación del punto A les causó a 182 de ellas un placer muy intenso.
Estaría ubicado en la misma pared vaginal pero más atrás, a medio camino entre el Punto G y el cuello de la vagina. De acuerdo con un grupo de investigadores la estimulación del Punto A produciría:
§                     Mayor, más rápida y prolongada lubricación
§                     Mayor excitación
§                     Múltiples orgasmos
Las posiciones que favorecerían, durante la penetración, la estimulación de ambos puntos serían:
§                       la mujer boca abajo y el varón detrás suyo
§                       colocada la mujer sentada en el borde de la cama y él arrodillado delante
§                       la mujer en la llamada posición "del perrito".
 
 5-    ¿Qué opina de ello?
 
Pienso que todas estas zonas descubiertas en las mujeres, son posibles zonas de placer tan valederas como lo son otras existentes en todo su cuerpo. Insisto, si la mujer detecta, en la vagina, una zona con mayor sensibilidad erógena bienvenida sea, si ve salir una emisión profusa durante el clímax no se tiene que inquietar sino disfrutarla pero nunca se debería sentirse en falta por no encontrar el punto G o A. 
 
6-    ¿Qué consejo le puede dar a la mujer que ignora sus zonas erógenas?
 
Acariciarnos, recorrer nuestro cuerpo, incluyendo nuestros genitales nos permite tener un “escaneo” mental de cómo es nuestro cuerpo y como son cada una de sus partes, como nos gusta ser acariciadas y como no nos gusta.
Muchas veces pensamos que son nuestros compañeros sexuales quienes no saben estimularnos. ¿Qué podemos hacer nosotras?. La respuesta "tradicional" a este interrogante, consecuencia de un modo de pensar en la cual el saber sobre el sexo correspondía a los hombres era "nada". No había, por lo tanto, solución para nosotras.
Pero otra manera de enfocar la situación es pensar en la responsabilidad por el propio sexo ya que, muchas veces, nuestros compañeros sexuales poco saben sobre las mujeres.    
Hacer el amor es similar a una danza de salón. Cada uno puede o no danzar maravillosamente bien pero lo importante es cómo danzan juntos. Algunas personas sólo bailan bien cuando lo hacen solas pero no con una pareja. Para que una danza resulte bella y satisfactoria requiere cooperación, comunicación y consideración.
Todo esto es igualmente válido cuando hacemos el amor. Es común creer que hacer bien el amor es algo que viene como parte de nuestra carga genética y que no requiere aprendizaje alguno. Desengañémonos: los hombres no nacen sabiendo. El único camino es aprender a través de nosotras.
Es necesario informarle a nuestra pareja, de manera verbal o no verbal, nuestras preferencias sexuales, evitando de este modo el desarrollo de patrones negativos. A menudo, los hombres no sólo carecen de información sobre la singularidad de cada mujer sino de información anatómica básica. La mayoría nunca ha visto los genitales femeninos hasta que empezaron a tener relaciones sexuales.
Un buen punto de partida podría ser describirle tus genitales, explicándole la sensibilidad de las diferentes estructuras. Pero no alcanza sólo con hablarle del clítoris y de su localización. La mayoría de los hombres necesitan ver y tocar los genitales de su compañera para comprender mejor. No olvides indicarle cuáles son tus zonas más sensibles, incluso guiando su mano con la tuya para que de este modo sepa cómo te gusta exactamente ser acariciada y qué grado de presión prefieres. Así, de modo tranquilo y jugando tu pareja podrá aprender un montón de cosas sobre tus necesidades.
 
9. Lo que desee agregar sobre el tema
En este intento por suponer que las mujeres necesitamos mas y mas puntos de placer para alcanzar el orgasmo, se habla también del Punto U y del Punto K.
El punto K fue descubierto en 1998 por la americana Barbara Keesling. Lo llamo "el pasaje misterioso" por haber permanecido durante tanto tiempo desconocido. La causa es que se encuentra en la zona final de la vagina, llegando al cuello del útero. Queda oculto debido a la presión del útero, de forma que en la mayoría de los casos es inaccesible en las relaciones sexuales. Su estimulación produce orgasmos altamente intensos que recorren la vagina desde la parte interna a la más externa. A este tipo de orgasmo se le llama orgasmo en carpa.
 
El punto U o Uretral fue descubierto por Kevin McKenna (Nothwestern Medical School, EEUU). Es una zona muy cercana a la uretra (lugar por donde las mujeres expulsan la orina). Se encuentra por debajo del clítoris. Resulta fácilmente estimulable de forma manual. Muchas mujeres se masturban presionándose la zona uretral. Puedes realizar movimientos circulares o arriba y abajo, mediante una pequeña presión. Para la estimulación oral es necesario separar los labios menores para dejar al descubierto la zona uretral. Se puede estimular mediante movimientos con la lengua. Para ejercer una mayor presión se puede utilizar la barbilla o el labio inferior empujando con los dientes.
La estimulación coital no es el mejor método para la estimulación del punto U, aun así algunas posturas permiten su excitación:
·         La mujer encima e inclinada hacia delante: Las piernas deben de estar muy abiertas, de forma que la penetración sea profunda y se permita el contacto entre la base del pene y la zona uretral.
·         Realizando el coito de pie, sentados o de rodillas: Para ello el hombre deberá de dar embestidas cortas mientras que la mujer le rodea con las piernas.
·         La mujer sentada en el borde de la cama y el varón de rodillas en el suelo
 
La excitación de esta zona es muy placentera, pero los orgasmos son poco frecuentes si sólo se estimula el punto U.
 
Pero insisto: llámese punto G, punto K, punto U, etc para la pareja y para la mujer tienen que significarle nuevos juegos, pues si se instalan como nuevos “deberes” ello seguramente influirá negativamente en sus encuentros sexuales.



Lic. Diana Resnicoff
Psicóloga clínica. Sexóloga clínica
E-mail: diresni@yahoo.com.ar
http://ar.groups.yahoo.com/group/erotismo_sexualidad/
__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar


Debes luchar todos los dias
para vencer la Eyaculacion Precox
Debes enfrentarte y vencerla,muchos lo han hecho
porque tu no podrias?

Hay mcuho para aprender
hay mucho para curar
NO TE RINDAS!!




Enlaces de Yahoo! Grupos




Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://Norberto.Litvinoff.googlepages.com
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar