curandolaeyaculacionprecoz

launicamaneradesuperarlaeyaculacionprecoz

envejecimiento y sexualidad

Publicado el 6 de Abril, 2006, 23:07. en General.
Comentar | Referencias (0)

ENVEJECIMIENTO Y SEXUALIDAD

Todavía se cree que las personas mayores pierden el interés por la
sexualidad o no deben mantener relaciones sexuales, a causa de la edad y de
sus condiciones físicas; pero no tiene por qué ser así, dado que
aquella no es un impedimento para llevar una sexualidad activa y feliz.
Así pues, la vida sexual no termina, aunque se produzcan ciertos
cambios en la respuesta sexual, debido al paso de los años, a los
medicamentos, a alguna enfermedad o a la propia angustia y preocupación por el
desempeño sexual.

A partir de los cincuenta, los cambios hormonales experimentados por
los hombres son menos significativos que los de las mujeres. En algunos
varones, se pueden presentar disminuciones del deseo sexual (libido), y
las respuestas sexuales se pueden volver más lentas y menos intensas.
Esto puede deberse a la reducción del nivel de testosterona, aunque
también puede ser el resultado de cambios sociales o sicológicos
relacionados con el envejecimiento (como la falta de una compañera deseosa),
enfermedades como el párkinson, la depresión, la diabetes, la demencia, la
hipertensión y el uso de algunos medicamentos.
A medida que el hombre envejece, hay una reducción gradual de la
producción de testosterona, que da lugar también a que en las eyaculaciones
haya menos semen y menos espermatozoides, pero aun así, el varón sigue
produciendo testosterona, semen y espermatozoides hasta el final de su
vida.



La fertilidad varía de hombre a hombre, y la edad no es por si misma un
determinante de predicción de la fertilidad masculina.
Existe la creencia popular de que las personas que moderan su actividad
sexual durante la juventud disfrutan de una vida sexual más larga. Pero
esta afirmación, carente de bases científicas, es errónea, puesto que
los estudios han demostrado que aquellos quienes han sido más activos y
mantenido una práctica sexual continua y equilibrada, probablemente
disfrutarán de una mayor capacidad de respuesta sexual en años
posteriores.

Con los años, el hombre tiene mayor dificultad para lograr y mantener
una erección, existe la necesidad de una estimulación más prolongada,
tanto para obtener una buena erección como para llegar al orgasmo.

No obstante, también es cierto que la disfunción eréctil es más común a
medida que envejecemos; con frecuencia, ésta es el resultado de un
problema orgánico o psicológico y no por el simple hecho de envejecer. Se
estima que el 90% de los casos de impotencia tienen una causa orgánica y
no psicológica.

Algunos medicamentos (especialmente los utilizados para tratar la
hipertensión y algunas otras afecciones) pueden hacer que un hombre sea
incapaz de tener o mantener una erección que sea suficiente para una
relación sexual. Asimismo, las enfermedades, como la diabetes mellitus, con
sus consecuencias neurológicas y vasculares, pueden causar impotencia.

Para las personas de la tercera edad, es recomendable realizar un
chequeo anual para comprobar su estado de salud general. Es bastante
frecuente entre los varones sufrir problemas de próstata, cuyo crecimiento
puede dificultar la micción. Esta anomalía se puede resolver fácilmente
por medio de la intervención quirúrgica.

En las mujeres, por lo general, el deseo sexual nunca se pierde, al
contrario, en muchas de ellas se aumenta y permanece adecuadamente, lo que
permite a las parejas o a los individuos mantenerse con una suficiente
capacidad para sostener relaciones sexuales.

Entre las causas más importantes de disminución del deseo sexual entre
parejas establecidas es la separación de ellas, en general por viudez,
especialmente en la mujer, la cual puede anular por completo la libido.

Otro factor importante en ella, que puede modificar el deseo sexual, es
el aparecimiento de la menopausia. Algunas mujeres, pocas por supuesto,
se sienten liberadas de la posibilidad de la maternidad y aumentan
tanto su deseo como su expresión sexual; otras, que ejercitan muy poco su
sexualidad o no disfrutan de ella, encuentran la excusa perfecta para
suspender sus relaciones sexuales de manera definitiva. En estos casos,
es un problema para la pareja la manera cómo el hombre expresará su
sexualidad. Es muy relevante señalar que las mujeres regulan su deseo
sexual, gracias a una hormona que se produce en pequeñas antidades en las
glándulas suprarrenales (testosterona) y que es idéntica a la masculina.
Como la glándula suprarrenal no envejece, el deseo puede persistir
siempre, pues jamás dejará de producir esta pequeña cantidad de
testosterona.

La lubricación en la mujer es uno de los fenómenos que más afecta la
calidad de las relaciones sexuales, pues la vagina, antes de la
menopausia, es elástica, tersa y muy húmeda. Esta humedad aumenta durante la
excitación y el coito, y permite una relación satisfactoria. Este fenómeno
se produce gracias a la acción de las hormonas que provienen del
ovario, básicamente a los estrógenos.

En la mujer, la postmenopausia es la manifestación de la disminución de
la función del ovario. Al disminuir o desaparecer estas hormonas
(estrógenos), se causa un debilitamiento en la capacidad de lubricación y
humectación vaginal; en muchas ocasiones, se llega a tener una vagina muy
seca, sin elasticidad, muy rígida, lo cual determina que las relaciones
sexuales se tornen dolorosas y, algunas veces, imposibles.

En un buen grupo de mujeres que mantienen una vida sexual activa, este
fenómeno no se da e incluso, en edades muy avanzadas, pueden mantener
una lubricación vaginal aceptable que les permite tener una relación
sexual placentera; esto se produce gracias al hecho de que las glándulas
suprarrenales pueden sustituir la función del ovario. Las mujeres
guardan su capacidad de tener orgasmos incluso en edades muy avanzadas, aun
más allá de los setenta años. Existen muchos estudios científicos
realizados por famosos sexólogos que han estudiado este fenómeno, y que
certifican esta cualidad de la mujer. Podemos mencionar Kinsey, Masters y
Johnson, Pfeiffer, Kaplan, entre muchos otros.

El periodo refractario: se denomina así al espacio que transcurre entre
un orgasmo y otro; esto, en la mujer, es casi inmediato, pues una mujer
que llega a tener otro orgasmo y continúa siendo estimulada sexualmente
puede llegar a tener otro de manera casi inmediata, y luego un tercero,
etc. Este hecho depende de la calidad de excitación, el estado anímico
y la predisposición de ella. Esta cualidad se mantiene toda la vida.

Otro aspecto que afecta notoriamente la vida sexual en la senectud de
la mujer lo constituye la pérdida del tono de los músculos púbicos y de
la vagina, lo que conduce a que tanto el útero como la vejiga puedan
“salirse” de su posición. A esto se le llama prolapso vaginal, prolapso
vesical o prolapso uterino, dependiendo de cuál estructura se colapse.

Una descolocación de cualquiera de estas estructuras dificulta la
relación sexual, además, puede aumentar el riesgo de problemas como
incontinencia por estrés (filtración de la orina). La mayoría de los prolapsos
se pueden corregir quirúrgicamente.

También se recomienda que aquellas parejas que tengan algún
inconveniente relacionado con el funcionamiento sexual, se realicen un examen
médico para obtener un diagnóstico y poner en marcha el tratamiento
adecuado.

Finalmente, es preciso recordar que el sexo es mucho más que el coito,
y que la realización de éste no es imprescindible para la obtención de
placer. Otras actividades sexuales sirven de igual forma para la
expresión física del afecto y la ternura. Las parejas pueden aprender nuevas
técnicas de excitación para incrementar el placer de ambos. Hoy
contamos con excelentes alternativas farmacológicas que permiten tratar la
disfunción eréctil, así como también existen tratamientos eficaces para
corregir aquellas alteraciones que predisponen a ella; el objetivo del
tratamiento médico radica en mejorar la salud y la calidad de vida sexual
en las parejas. Consulte con su médico.

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar