curandolaeyaculacionprecoz

launicamaneradesuperarlaeyaculacionprecoz

Rv: [seduccion_erotismo_sexualidad] Buscando el placer femenino

Publicado el 27 de Enero, 2006, 16:42. en General.
Comentar | Referencias (0)

La anorgasmia es la dificultad femenina por alcanzar el orgasmo. Los
motivos son diversos, pero las soluciones son posibles y rápidas.
Mitos y verdades sobre el tema. Consejos de una sexóloga.

Fuente:  www.ciudad.com.ar   19-01-04

---------------------------------------------------------------------
Por fuera, el orgasmo es fácil y fluido. Se lo ve en las películas, 
insinuado en los afiches de la calle. Y por eso es buscado, exigido,
exhalado a los cuatro vientos. Pero por dentro, la historia es otra,
menos lineal. ¿Cuántas mujeres conocen el recorrido profundo de sus
cavidades? ¿Y la textura, la forma de sus zonas más misteriosas?
¿Cuántas "Sallies" –del film "Cuando Harry conoció a Sally"- fingen
una y otra vez, acabar al unísono junto al hombre que las rodea?

Para ellos, el orgasmo es un acto tangible y real, acompañado casi
indefectiblemente de la eyaculación. Mientras que para ellas, es una
experiencia distinta, pues en la mayoría de los casos el "acabar"
resulta imperceptible para el otro -a no ser por las expresiones
externas-.

"La anorgasmia es la dificultad que tienen ciertas mujeres para
alcanzar el orgasmo (contracciones reflejas involuntarias
perivaginales), tras un estímulo en la región clitoridea y/o de
penetración. Puede clasificarse como primaria, es decir, aquella que
se produce cuando una mujer jamás alcanzó un orgasmo o secundaria:
cuando sí lo ha experimentado pero por distintos motivos, no puede
volver a lograrlo", arranca sin anestesia la psicóloga y sexóloga
clínica Diana Resnicoff.

Y continúa: "las consultas más frecuentes provienen de mujeres
jóvenes (menores de 50 años), porque las mayores suelen venir por
falta de deseo sexual. Muchas chicas se acercan incitadas por su
pareja. Los hombres suponen que son ellos los responsables de que
ellas no tengan un orgasmo y se sienten culpables. Pero esto no es
así: la mujer es la que debe encargarse de alcanzarlo y para eso, es
preciso empezar por el principio: conocerse a sí misma. La
autoexploración de sus zonas genitales y la masturbación son
fundamentales".

"No estoy de acuerdo con dar medicamentos para revertir la
anorgasmia. Es decir, medicalizar la sexualidad femenina como
ocurrió con la masculina y el viagra", sostiene la sexóloga. "La
sexualidad de la mujer es diferente a la del hombre (que es más
urgente): depende más del contexto, la intimidad, la relación con el
compañero. Entonces, lanzar medicamentos al mercado es conveniente
para los laboratorios que los producen, pero no para la mujer que
puede resolver las dificultades desde otro lugar".

La anorgasmia femenina es un  trastorno más sutil que la masculina,
pues la experiencia poco gratificante lo es, incluso cuando existe
el coito.

"Me acuerdo que cuando estuve por primera vez con mi novio de ese
entonces, él me quería penetrar y no podía. Me pidió que le indicara
bien el lugar de mi vagina y me puse nerviosa; no sabía dónde
estaba. Él se quedó sorprendido y yo, muy avergonzada", cuenta
Miriam R, 29 años. "Durante años, me costó mucho encontrar placer
cuando hacía el amor, porque me ponía tensa y pensaba en cosas raras
hasta que hice una consulta a una especialista y a las pocas
sesiones, revertí totalmente el problema", agrega.

Resnicoff señala que "la pregunta de rigor es: ¿alguna vez tuviste
un orgasmo? Cuando la mujer duda, evidentemente, no lo tuvo porque
cuando se lo vivenció, el `sí' de la respuesta es firme". Los
motivos pueden ser físicos, orgánicos, psíquicos. Por ejemplo:
provocarse por el consumo de ciertos medicamentos o por problemas
psicológicos de ansiedad, depresión, falta de afecto a la pareja, etc

"Una considerable cantidad de casos, se debe al desconocimiento del
propio cuerpo", sostiene la profesional. "También a los temores y a
la educación que esa persona ha recibido. Muchas mujeres jamás se
han masturbado y tienen como prohibido tocarse `ahí abajo', por más
que hoy en día se hable más del tema. Es común que, por más que no
se lo censuraran explícitamente, ellas asumieran esta postura desde
el silencio -que es tan o más poderoso que la palabra en voz alta-".

¿Cuáles son los mitos más frecuentes? Ella responde que el del
hombre como provocador del orgasmo femenino (mencionado más arriba)
y el del orgasmo simultáneo, que en la práctica es poco usual (a
veces puede lograrse mediante algunas posiciones) y que cuando una
mujer se exige obtenerlo, frustra el placer. Por eso, la
especialista sugiere que frente a las inquietudes, se recurra a una
terapeuta sexual, en especial mujer, "porque se entra más fácil en
confianza".

Resnicoff recomienda autoexplorarse: "mirar los genitales propios,
cada parte de la vulva con detenimiento: pasando por el clítoris,
los labios superiores, abrirlos e inspeccionar los inferiores.
Acariciar las distintas partes y ver qué zonas son las más
excitantes. Esto es útil tanto para la mujer misma, como para el
hombre. Porque si ella se conoce y le trasmite lo que siente, él
también puede conocerla más".

Para conocerse más, aconseja:

• Darse un baño o una ducha que relaje, en un momento de
tranquilidad.

• Acostarse en la cama, en posición ginecológica (panza arriba con
las piernas abiertas).

• Agarrar un espejito y con la otra mano, observar la vulva, separar
los labios mayores, inspeccionar toda la zona, con detenimiento.

• Intentar dibujar lo observado y nombrar las distintas partes:
desde la uretra, hasta la vagina, describir cómo son las texturas,
los colores.

La sexóloga indica que "estas consignas son concretas y sencillas de
llevar a cabo, sin embargo, ayudan muchísimo. Otro consejo es el de
realizar ejercicios de contracciones perivaginales. Contraer,
apretar y relajar los músculos. Hacer 3, 4 series de este estilo
(parecidas a la presión que se puede hacer cuando se corta el chorro
de orina) sirve para tonificarlos y que el orgasmo pueda efectuarse
mejor".

Finalmente, Resnicoff afirma que "cuando hablamos de anorgasmia
preferimos no tildarla de padecimiento, porque es una palabra muy
fuerte. Se trata de un problema sexual de resolución simple, veloz.
Los factores psicológicos influyen a la hora de no tener un orgasmo
(tanto las prohibiciones como las experiencias penosas, la falta de
información y educación sexual) pero lo esencial es que si se
diagnostica adecuadamente las causas que originan la anorgasmia, el
malestar se soluciona completamente".
--------------------------------------------------------------------


Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://www.buenasiembra.net
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com


1GB gratis, Antivirus y Antispam
Correo Yahoo!, el mejor correo web del mundo
Abrí tu cuenta aquí