curandolaeyaculacionprecoz

launicamaneradesuperarlaeyaculacionprecoz

27 de Enero, 2006


Sexo Tántrico

Publicado el 27 de Enero, 2006, 20:02. en General.
Comentar | Referencias (0)



UNA FILOSOFÍA INDIA CON APLICACIÓN EN EL SEXO

Fuente: Latinsalud.com 27/01/06

--------------------------------------------------------------
Auténticamente indio

Perdido en los albores de la civilización, mucho antes de que los
arios invadieran la India trayendo su cultura y su filosofía,
florecía en el Sur de la Península Índica el Tantra: la más
auténtica sabiduría hindú. Una filosofía, una visión del mundo y una
actitud religiosa con directas implicaciones en la vida cotidiana...
Así lo desarrollaron los Dravidianos, naturales de la región. Y así
permanece aun, no obstante el paso de los milenios y las embestidas
culturales de otros grupos.

¿Por qué nos interesa hoy el Tantra? ¿Qué tiene para ofrecernos esta
ancestral filosofía y su contracara práctica, las técnicas de Tantra
Yoga? El interés de Occidente por este conocimiento se basa en la
particular visión que tiene el Tantra sobre lo masculino, lo
femenino y la sexualidad. Todo el Universo es explicado por esta
relación de los principios pasivo y activo, caliente y frío,
femenino y masculino. En la unión mística de estos principios,
reproducida terrenalmente por el maithuna, la unión sexual entre el
hombre y la mujer, ve la realización de la creación.

Pero cuidado: el tantrismo, como toda filosofía de la India, tiene
un objetivo primario e irrenunciablemente espiritual. Aun cuando
recurran a la herramienta del placer sexual (bhoga), el hombre y la
mujer tántricos están buscando algo mucho más elevado: la
realización total de las potencialidades divinas encerradas en el
ser humano.


La mujer, una diosa

El hombre representa al principio originario, Shiva, la pura
consciencia, quien saca de sí el universo a través de su poder:
Shakti. Ella es su contracara femenina, quien desarrolla toda
actividad. Shiva es conciencia, origen. Shakti es poder, acción.
Todos tenemos ambos principios en nuestra naturaleza, y el Tantra ve
en cada hombre a Shiva y en cada mujer a Shakti. Ambos principios
son inseparables, y allí está el significado místico de la unión
sexual. Shiva reencuentra a su Shakti y toma de ella poder. Y Shakti
encuentra a su Shiva originario y recibe de él el principio de la
vida, la semilla original, representada corporalmente con el semen.

El lugar que da el Tantra a la mujer en la relación entre los sexos
es principal y activo. La expresión más patente es la posición que
ella adopta durante el maithuna o unión sexual. Es ella la que
domina, tomando el hombre una postura más pasiva. Por lo general, él
está tendido de espaldas y ella disfruta de su pene erecto rotando
sobre él su pelvis, tanto y cuanto quiere. Él debe estar preparado
para darle todo el placer que ella requiera, controlando su
eyaculación. Sin embargo, esta actitud pasiva tiene en el fondo
mucho de control de la situación. Veamos cómo:

"Ella (la mujer, la energía femenina) es la que evoluciona sobre el
hombre durante el acto sexual, ella extrae, lucha por extraer el
semen masculino; pero no ha de lograrlo cuando ella quiera, sino que
es prerrogativa del hombre soltarlo cuando él lo decide."


Verdadera pareja

"El Ser Original, como veedor estático e imperturbable, es masculino
y pasivo; como energía dinámica que se despliega de sí mismo, es
activo y femenino. Por ello en la ejecución del acto sexual tántrico
(el maithuna), el hombre adopta un papel estático y la mujer un
papel dinámico, para homologar así el acto de la creación cósmica...
Shiva es la luz que ilumina y se autoilumina. Y es, asimismo, el sol
interior en cada ser humano, la esencia ontológica, el uno-sin-dos,
el veedor inafectado. Para el tantrik (practicante del Tantra), la
mujer es la diosa en forma carnal, otorgadora de poder. ¿Quién
dentro de sí mismo no dispone de Shiva y Shakti, a la espera de
encontrarse en fecundo abrazo de autorrealización? El verdadero
maithuna, la auténtica ceremonia sexual, es un intento por, a través
de la plenitud sexual, hallar ese estado en el que Shiva y Shakti se
identifiquen". (2)

También en este sentido la visión tántrica propone una novedad sobre
una típica conducta sexual de dominio de uno sobre el otro. Por un
lado, la mujer es la Diosa que lleva en sí la capacidad de crear, y
a la cual el hombre deberá satisfacer tanto como lo requiera. Pero
ella, a su vez, necesita de la semilla original y no se saciará
hasta obtenerla de su Dios, el hombre. El semen es el símbolo del
poder creador original, que remite a una energía inteligente,
mental, más que a un líquido del cuerpo. Como se ve, en el maithuna
tántrico ambos son dioses, ambos se veneran mutuamente, ambos se
inclinan ante el otro para poder recibir lo que necesitan. Placer,
fecundidad, poder, amor.


Amar con control

El modo occidental de la relación sexual entre un hombre y una mujer
es más bien machista, especialmente en las sociedades latinas. ¿Por
qué? En principio porque toda nuestra cultura está teñida de un
cierto machismo o privilegio del varón, el cual se expresa en la
mayoría de las actividades: económicas, políticas, laborales, etc.
Particularmente, en las relaciones sexuales, muchas parejas padecen
el yugo masculino de la urgencia por la eyaculación. El hombre busca
saciar su necesidad y cree que ésta se completa en ese efímero
momento de la emisión del semen, el cual va acompañado de una serie
de concomitantes físicos y neurológicos a los cuales se conoce como
orgasmo.

Éste es definido como la culminación del placer sexual y, en ese
sentido, el hombre asocia la plenitud de su sexualidad con esa
descarga. Pero orgasmo también significa "exaltación de la vitalidad
de un órgano", según el Diccionario de la Real Academia Española.
¿Puede hablarse de tal exaltación cuando el hombre no puede poner
una pizca de control sobre esa función, a costa de la insatisfacción
de su pareja y a la larga, de la suya propia?

La visión tántrica es muy diferente. Sabiamente, encuentra la
plenitud del placer en el dominio de la eyaculación. Propicia
relaciones prolongadas, en que la mujer pueda alcanzar tantos
orgasmos como desee. Y, cuando finalmente el hombre decide eyacular,
su orgasmo no resulta efímero sino que está potenciado por una gran
estimulación previa.


Sexo, mente y respiración

"El hombre domina su eyaculación -dice Ricardo Daulah- cuando logra
hacer desaparecer de su mente la ansiedad por obtener sexo rápido y
fácil con tal de «desahogar» su instinto sexual. Esto se consigue
concibiendo a la mujer no como un «recipiente» sexual sino como una
diosa simbólica y terrena... como una Energía poderosa a la que hay
que dar lo que desea..." (1)

Para miles de hombres que hoy sufren una de las más frecuentes
disfunciones sexuales, la eyaculación precoz, esto puede parecer una
utopía. Pero para la siempre vigente ciencia y práctica tántrica el
control no sólo es posible, sino indispensable para el crecimiento
individual y de pareja. El tantrik sabe que en su ser coexisten
funciones inferiores y superiores, que cuando están subordinadas
unas a las otras hablan de una evolución superior. Así, el instinto
sexual (representado por la urgencia de la eyaculación) está
subordinado al control de la mente y ésta, a su vez, a los mandatos
de la espiritualidad.

"Se hace sexo con espíritu, sexo con alma, cuando se aúnan la mente
y la respiración tanto en los preámbulos del coito como en el
desarrollo de la relación íntima." (1) Mente y respiración van
unidas, se mueven juntas. El dominio de la mente es logrado por
técnicas respiratorias. Dominar la respiración es poner control
sobre la mente y el semen. Cuando su emisión se controla a voluntad,
el hombre se vuelve dueño de sí mismo, y el más apetecible de todos
los amantes.


¿Es posible en occidente?

Tratar de traspolar técnicas tántricas a occidente sin una profunda
comprensión de las bases de la cultura y espiritualidad indias es,
si no imposible, más bien poco provechoso. Todo en el Tantra está
regido por la búsqueda de la unión con El Absoluto. El yogui y la
yoguiní, tanto si deciden practicar el maithuna (acto sexual) como
si eligen el camino del celibato y la sublimación de la energía
sexual, lo hacen con ese objetivo espiritual superior.

"El buscador... debe propiciar en sí mismo el amor consciente, que
relevará paulatinamente a toda tendencia de amor mecánico y egoísta.
El amor consciente es el resultado de la inteligencia y el
discernimiento claro y aprende a poner las causas para que el otro o
los otros seres sean felices." (2) De allí las profundas diferencias
con la manera individualista y superficial con la que Occidente
desarrolla la mayor parte de su sexualidad.
"El amor tántrico y todas las corrientes tántricas de amor se
definen como anticonyugales y sobre todo como anticonvencionales.
Hay que entender que son actitudes diferentes la de relacionarse con
una yoguiní para realizar el maithuna, la de adoptar una mujer como
compañera para desarrollar el amor consciente, la de convertir a una
mujer platónicamente en la Reina del Mediodía..." (2) Teniendo
claros los objetivos, creemos que es posible beneficiarse con
nuevos -antiguos en realidad- puntos de vista.


Tomar lo bueno

Queda claro que el Tantra no se reduce a una serie de exóticas
posturas para realizar el acto sexual sin aburrimiento. Pero aun sin
pretender recorrer ese sagrado camino de búsqueda espiritual a
través de la unión sexual y el bhoga (placer), los amantes comunes
pueden beneficiarse del sentido profundo que el Tantra otorga al
sexo:

• Podrán reformular su actividad sexual, enaltecerla y hacerla más
plena y placentera.
• Podrán aprender técnicas respiratorias para poner control sobre la
más poderosa de todas las fuerzas de la naturaleza, la cual permite
la creación de la vida.
• Podrán establecer nuevos modos de relacionarse desde una
perspectiva más pareja, sin privilegios impuestos socialmente, sino
en una relación donde cada uno adquiere la importancia que le es
propia.
• Podrán revisar avejentados conceptos de masculinidad y femineidad
que, por ser temporalmente más nuevos que los ancestrales modelos
orientales, no siempre resultan más evolucionados.

Quienes deseen perfeccionarse en la práctica y vivencia de la
sexualidad a través de los caminos del Tantra deberán, en fin,
cuidarse muy bien de las falsas promesas. Muchos cursos, seminarios
y talleres son ofrecidos como una rápida y fácil solución a los
problemas de pareja. Buscar y encontrar fuentes fieles e
instructores capacitados es esencial para no fracasar en el intento.


Fuentes:
(1) Daulah, Ricardo: Tantra para occidentales. Ediciones Obelisco.
Buenos Aires, 1994.
(2) Enciclopedia del Yoga. F&G Editores. Madrid, 1995.




 




Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://www.buenasiembra.net
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com


1GB gratis, Antivirus y Antispam
Correo Yahoo!, el mejor correo web del mundo
Abrí tu cuenta aquí

Rv: [seduccion_erotismo_sexualidad] Buscando el placer femenino

Publicado el 27 de Enero, 2006, 16:42. en General.
Comentar | Referencias (0)

La anorgasmia es la dificultad femenina por alcanzar el orgasmo. Los
motivos son diversos, pero las soluciones son posibles y rápidas.
Mitos y verdades sobre el tema. Consejos de una sexóloga.

Fuente:  www.ciudad.com.ar   19-01-04

---------------------------------------------------------------------
Por fuera, el orgasmo es fácil y fluido. Se lo ve en las películas, 
insinuado en los afiches de la calle. Y por eso es buscado, exigido,
exhalado a los cuatro vientos. Pero por dentro, la historia es otra,
menos lineal. ¿Cuántas mujeres conocen el recorrido profundo de sus
cavidades? ¿Y la textura, la forma de sus zonas más misteriosas?
¿Cuántas "Sallies" –del film "Cuando Harry conoció a Sally"- fingen
una y otra vez, acabar al unísono junto al hombre que las rodea?

Para ellos, el orgasmo es un acto tangible y real, acompañado casi
indefectiblemente de la eyaculación. Mientras que para ellas, es una
experiencia distinta, pues en la mayoría de los casos el "acabar"
resulta imperceptible para el otro -a no ser por las expresiones
externas-.

"La anorgasmia es la dificultad que tienen ciertas mujeres para
alcanzar el orgasmo (contracciones reflejas involuntarias
perivaginales), tras un estímulo en la región clitoridea y/o de
penetración. Puede clasificarse como primaria, es decir, aquella que
se produce cuando una mujer jamás alcanzó un orgasmo o secundaria:
cuando sí lo ha experimentado pero por distintos motivos, no puede
volver a lograrlo", arranca sin anestesia la psicóloga y sexóloga
clínica Diana Resnicoff.

Y continúa: "las consultas más frecuentes provienen de mujeres
jóvenes (menores de 50 años), porque las mayores suelen venir por
falta de deseo sexual. Muchas chicas se acercan incitadas por su
pareja. Los hombres suponen que son ellos los responsables de que
ellas no tengan un orgasmo y se sienten culpables. Pero esto no es
así: la mujer es la que debe encargarse de alcanzarlo y para eso, es
preciso empezar por el principio: conocerse a sí misma. La
autoexploración de sus zonas genitales y la masturbación son
fundamentales".

"No estoy de acuerdo con dar medicamentos para revertir la
anorgasmia. Es decir, medicalizar la sexualidad femenina como
ocurrió con la masculina y el viagra", sostiene la sexóloga. "La
sexualidad de la mujer es diferente a la del hombre (que es más
urgente): depende más del contexto, la intimidad, la relación con el
compañero. Entonces, lanzar medicamentos al mercado es conveniente
para los laboratorios que los producen, pero no para la mujer que
puede resolver las dificultades desde otro lugar".

La anorgasmia femenina es un  trastorno más sutil que la masculina,
pues la experiencia poco gratificante lo es, incluso cuando existe
el coito.

"Me acuerdo que cuando estuve por primera vez con mi novio de ese
entonces, él me quería penetrar y no podía. Me pidió que le indicara
bien el lugar de mi vagina y me puse nerviosa; no sabía dónde
estaba. Él se quedó sorprendido y yo, muy avergonzada", cuenta
Miriam R, 29 años. "Durante años, me costó mucho encontrar placer
cuando hacía el amor, porque me ponía tensa y pensaba en cosas raras
hasta que hice una consulta a una especialista y a las pocas
sesiones, revertí totalmente el problema", agrega.

Resnicoff señala que "la pregunta de rigor es: ¿alguna vez tuviste
un orgasmo? Cuando la mujer duda, evidentemente, no lo tuvo porque
cuando se lo vivenció, el `sí' de la respuesta es firme". Los
motivos pueden ser físicos, orgánicos, psíquicos. Por ejemplo:
provocarse por el consumo de ciertos medicamentos o por problemas
psicológicos de ansiedad, depresión, falta de afecto a la pareja, etc

"Una considerable cantidad de casos, se debe al desconocimiento del
propio cuerpo", sostiene la profesional. "También a los temores y a
la educación que esa persona ha recibido. Muchas mujeres jamás se
han masturbado y tienen como prohibido tocarse `ahí abajo', por más
que hoy en día se hable más del tema. Es común que, por más que no
se lo censuraran explícitamente, ellas asumieran esta postura desde
el silencio -que es tan o más poderoso que la palabra en voz alta-".

¿Cuáles son los mitos más frecuentes? Ella responde que el del
hombre como provocador del orgasmo femenino (mencionado más arriba)
y el del orgasmo simultáneo, que en la práctica es poco usual (a
veces puede lograrse mediante algunas posiciones) y que cuando una
mujer se exige obtenerlo, frustra el placer. Por eso, la
especialista sugiere que frente a las inquietudes, se recurra a una
terapeuta sexual, en especial mujer, "porque se entra más fácil en
confianza".

Resnicoff recomienda autoexplorarse: "mirar los genitales propios,
cada parte de la vulva con detenimiento: pasando por el clítoris,
los labios superiores, abrirlos e inspeccionar los inferiores.
Acariciar las distintas partes y ver qué zonas son las más
excitantes. Esto es útil tanto para la mujer misma, como para el
hombre. Porque si ella se conoce y le trasmite lo que siente, él
también puede conocerla más".

Para conocerse más, aconseja:

• Darse un baño o una ducha que relaje, en un momento de
tranquilidad.

• Acostarse en la cama, en posición ginecológica (panza arriba con
las piernas abiertas).

• Agarrar un espejito y con la otra mano, observar la vulva, separar
los labios mayores, inspeccionar toda la zona, con detenimiento.

• Intentar dibujar lo observado y nombrar las distintas partes:
desde la uretra, hasta la vagina, describir cómo son las texturas,
los colores.

La sexóloga indica que "estas consignas son concretas y sencillas de
llevar a cabo, sin embargo, ayudan muchísimo. Otro consejo es el de
realizar ejercicios de contracciones perivaginales. Contraer,
apretar y relajar los músculos. Hacer 3, 4 series de este estilo
(parecidas a la presión que se puede hacer cuando se corta el chorro
de orina) sirve para tonificarlos y que el orgasmo pueda efectuarse
mejor".

Finalmente, Resnicoff afirma que "cuando hablamos de anorgasmia
preferimos no tildarla de padecimiento, porque es una palabra muy
fuerte. Se trata de un problema sexual de resolución simple, veloz.
Los factores psicológicos influyen a la hora de no tener un orgasmo
(tanto las prohibiciones como las experiencias penosas, la falta de
información y educación sexual) pero lo esencial es que si se
diagnostica adecuadamente las causas que originan la anorgasmia, el
malestar se soluciona completamente".
--------------------------------------------------------------------


Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://www.buenasiembra.net
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com


1GB gratis, Antivirus y Antispam
Correo Yahoo!, el mejor correo web del mundo
Abrí tu cuenta aquí

Rv: Violencia de género

Publicado el 27 de Enero, 2006, 16:26. en General.
Comentar | Referencias (0)



Rekarte <rekarte@telecable.es> escribió:
De: "Rekarte" <rekarte@telecable.es>
A: "Rekarte" <rekarte@telecable.es>
Asunto: Violencia de género
Fecha: Thu, 26 Jan 2006 00:26:58 +0100

 
 
 
 
 



Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://www.buenasiembra.net
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com


1GB gratis, Antivirus y Antispam
Correo Yahoo!, el mejor correo web del mundo
Abrí tu cuenta aquí

Sexualidad Tantrica ''dialogos''

Publicado el 27 de Enero, 2006, 1:21. en General.
Comentar | Referencias (0)

Diálogos sobre la Sexualidad Tántrica entre la Discípula y el Maestro

(y de como no tiene nada que ver con: “Robó...huyó... y lo pescaron’’)

Lic Norberto Litvinoff Psicologo-Sociologo UBA-

 

norbertolitvinoff@confluencia.net

 
 

“Querido Maestro’’-dijo la Discípula Alegre- ¿en qué se diferencian la sexualidad tántrica del sexo, tal como lo conocemos y practicamos en Occidente?”.

 
Mientras se mesaba suavemente su larga y blanca barba, el Maestro respondió:
 
“Occidente vive el sexo como descarga, como alivio, como explosión, nunca como implosión, la gente lo compara inconscientemente con las funciones excretorias, como algo que tiene que ‘salir’ urgentemente del cuerpo, algo para sacar, para mandar rápido afuera y así aliviarse”.
 
La ventana estaba abierta y se olía el fresco de la tarde y el rumor del agua allá a lo lejos.
 
“Para el Tantra la sexualidad es un éxtasis posible. ¡Nada que ver con algo que hay que expulsar! En tal caso es como liberarse de un Hechizo... ¡el Hechizo del Sexo! Es una forma de recargarse, de llenarse de energía, a través del juego de las polaridades Yin//Yang, de las fuerzas masculinas y femeninas que tienden a unirse, a potenciarse, a enriquecerse”.
 
“No entiendo Maestro’’ -dijo la Discípula Alegre- “¿cómo es eso de la ´urgencia’ por salir?’’.
 
“Fíjate en las películas, auténticos manuales del Sexo para los jóvenes, -respondió el Anciano con voz clara y pausada- verdaderos Constructos de fantasías sexuales. Allí el varón aparece siempre como desesperado, ansioso de entablar una introducción de inmediato y cuando la mujer está dispuesta se muestra igual que él’’.
 
“Uno se abalanza encima del otro, se desgarran las ropas, apuran la penetración, con una respiración entrecortada, anhelante, ruidosa....Hacen el amor como en una pelea, sobre la mesa de la cocina.... Eso es para ellos lo que es bueno. Eso es lo que llaman Amor. No hay espera, no hay casi caricias. No se respeta el ritual. No hay Juego Sagrado -y con una voz especial agregó-: No hay Humor, que está tan cerca del Amor,  y entonces todo acaba rápidamente y viene la tristeza y la depresión”.
 
El Maestro hizo una pausa y apoyó la mano sobre un libro:
 
“El líquido seminal es lo que urge por salir y rápidamente el Deseo desaparece. Triunfa el Impulso a la Reproducción por sobre una actitud más contemplativa del Goce. Así el varón  pierde la energía sexual ya desde joven y la mujer, como vemos, guarda una actitud recelosa ante el sexo’’.
 
“Entonces-dijo la Bella Joven- ¿no hay que apurar la salida de las materias sexuales?”.
 
“¡Claro que no!–dijo el Maestro- los líquidos sexuales son energía pura, lo que los científicos hoy llaman Genoma Humano es un trozo de materia-energía vibrante: una cadena informática, sobredeterminada,  hipercompleja, capaz de producir vida, llena de minerales, enzimas y hormonas que en el interior del cuerpo
mantienen la piel fresca, los ojos brillantes y el paso elástico; quien no respeta estas ideas pierde el vigor cerca de los 30 años y necesita estimularse cada vez más y toda su mirada es apagada y sin vida’’
 
“Mi amado tiene 40 años y me hace el amor sólo los sábados, una vez por semana, ¿hay algo más doloroso que eso para una mujer?’’-dijo la Joven Discípula-
 
“Si le trasmites las enseñanzas del Tantra y del Tao del Sexo pronto lo verás relinchar como un potro en la verde pradera de Primavera y tú misma te sentirás transportada a los Espacios del Goce’’.
 
Y mientras sonreía tiernamente, el Maestro agregó:
 
“Dile que el acto del Amor requiere un re-aprendizaje completo tanto para el Varón como para la Mujer. Así el Tallo de Jade se levantará siempre fuerte y las Puertas de Seda serán siempre aterciopeladas para él”.
 
“Maestro...tus palabras me llenan de alegría... ¿es esto una Religión?, ¿es una ciencia?’’.
 
“Ni lo uno ni lo otro” -aclarándose la garganta prosiguió-: “Lo que la Ciencia Occidental -la Sexología Moderna- descubrió hace apenas 50 años se venía practicando en China y la India desde hace milenios, era la manera de preservar la Juventud ante el paso del Tiempo, una Disciplina reservada a los Sabios y a los reyes, los juegos preliminares, el control de la eyaculación para evitar la eyaculación precoz (LINK EYAC PRECOZ), el Punto G (LINK PUNTO G), toda la riqueza e innervación del Clítoris (LINK ALABANZA DEL CLITORIS) y la Vagina Profunda ya eran conocidos por los Yogas y los Vedas y dicen que Masters y Johnson leyeron esos libros en épocas no muy lejanas’’.
 
“Hoy hay cientos de sitios en Internet sobre Sexología y Tantra, algunos muy buenos, cualquier persona interesada puede acceder muy fácilmente’’.
 
“En resumen: la Ciencia ayuda pero en el fondo es tratar de hacer del Acto del Amor -de todos y de cada uno- una Obra de Arte. No se trata de rehuir el orgasmo para siempre si no de postergarlo para aumentar el Espacio  del Goce’’.
 
“Tu enseñanza me devuelve la esperanza -murmuró la Discípula Alegre- dime algo más específico sobre las mujeres!”.
 
“La mujer, aun siendo poliorgásmica, tiene abiertas las puertas del Yoga del Sexo, si lo prueba nunca más vuelve al orgasmia indiscriminada, su carácter mejora, recupera la Juventud y luce más bella que nunca, las hormonas que produce no se pierden por su orina sino que se mantienen en sangre  y eso alegra su carácter, evita la menopausia dolorosa y se siente productiva y excitada todo el tiempo’’.
 
“Maestro...Maestro... -Discípula Alegre movió incrédula su cabeza y unos mechones le taparon por un momento la mirada brillante: ¿De qué vivirán los sexólogos y los psicólogos si todo el mundo practicara el Tantra y el Tao del Sexo...?”.
 
Sonriendo imperturbable el Anciano hizo un gesto vago con la mano:
 
“Los desafíos que viven los sexólogos y psicólogos de nuestros días son inquietantes: su ciencia toda se moviliza ante el Viagra (LINK QUE SABE DE VGR), la apomorfina (Uprima), el tadalafil (Cialis), el vardenadil (Levitra), la ocitocina como afrodisíaco femenino, la clonación que vino para quedarse...’’
 
“Pero no perdamos la Esperanza: en Internet hay algunos que se están replanteando los fundamentos y vuelven a las fuentes en busca de verdades y hacen de su vida personal un aprendizaje perpetuo, no se fosilizan sino que el Tao les enseña a ser flexibles como el bambú con el viento en la tormenta”.
 
La noche volcaba su tinta mansamente en la estancia donde platicaban, el Maestro encendió una vela y se hundió en una meditación profunda, la luz tenue iluminaba su rostro y jugaba prendiendo y apagando sus facciones. Discípula Alegre se marchó sin hacer ruido pensando en...
 
“…tratar de hacer del Acto del Amor  una Obra de Arte’.
 
* Lic. Norberto Litvinoff- Psicólogo y Sociólogo-
 
 
 
 
.
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Norberto Litvinoff
Lic en Psicologia//Lic en Sociologia-Sexologo
www.sexologicamente.com.ar
http://www.buenasiembra.com.ar
http://www.buenasiembra.net
http://www.launion.com.ar/columnas/litvinoff/index.htm
http://eyaculacionprecoz.zoomblog.com
http://spaholistico.zoomblog.com/
http://spaces.msn.com/members/SEXUALIDADTANTRICA/
Norberto.Litvinoff@gmail.com


1GB gratis, Antivirus y Antispam
Correo Yahoo!, el mejor correo web del mundo
Abrí tu cuenta aquí